domingo, 2 de octubre de 2016

El enfado


A Sánchez lo tumban porque tenía un acuerdo con Podemos que incluía sumar a independentistas y extremistas varios, incluídos referéndums desmembradores varios.

Esto es tan cierto como que Iglesias, para forzar al PSOE a que no tumbara a Sánchez y desbaratara sus planes, había ofrecido que si Sánchez seguía el lunes al frente del partido, renunciar a los referéndums.

El cuento de que eso es un "Rajoy sí o un Rajoy no", no es más que una campaña de agitación y propaganda inspirada por los estrategas de podemos y que Luena aceptó, y Sánchez también, con el objetivo de engañar y manipular a la militancia y así presionar a los críticos. Entre los que le han ganado la partida hay tantos partidarios de la abstención y pasar a la oposición como los de seguir con el no e ir a unos pactos de gobernabilidad, o incluso a elecciones (los menos). Se verá cuando voten sobre ese asunto quienes son los más numerosos.

Como ya apunté en otro post, hay más opciones, entre ellas el "One to One" e ir a un gobierno de coalición. Claro que ahora el PSOE no está en condiciones de exigir. Pero eso de que quienes han ganado quieren que gobierne Rajoy no es más que un bulo propagandístico de podemitas y afines, entre quienes se cuentan Sánchez, Luena y demás. Hoy por hoy "abstención" significa "sí a Rajoy" en su sentimiento colectivo. Y para contrarrestar eso al PSOE no le cabe otra que cambiar el significado de "abstención" por "no a Rajoy", pues si fuerzan nuevas elecciones será dar un sí a Rajoy pues podrá formar gobierno cómodamente.