lunes, 7 de noviembre de 2016

No ganará por los pelos.


Viendo y oyendo la campaña de descalificaciones y el nivel y orientación de los descalificadores, me empieza a dar en la nariz que al final gana. Y no será por los pelos, aunque suene a juego de palabras.