sábado, 21 de octubre de 2017

Rebeldes y tontos útiles


Supongo que la fiscalía tendrá todo preparado para presentar querella contra Puigdemont si declara la independencia. Eso es lo que sucedería en cualquiera de los países que ayer reafirmaron su apoyo a la legalidad española. Y lo anómalo es que aún no se haya producido pues, con o sin valor jurídico, ya la declaró y luego la suspendió; y todo ello con gente en la calle aclamándolo primero y llorándolo después.

Pues bien, ya hay "periodistas" y "creadores de opinión" que se rasgan las vestiduras diciendo que es increíble que en un Estado Democrático de Derecho se detenga a un Presidente Regional por un delito de rebelíón. Lo increíble es que en un Estado de Derecho quien se declare en rebelión no fuera detenido y procesado. El que a un político que delinque no se le aplique la ley es lo que no es propio de un Estado Democrático de Derecho.

Estos voceros que así se escandalizan son los mismos que recuerdan y señalan la II República como paradigma de la democracia, la misma República que detuvo y condenó a Companys por rebelión cuando hizo algo que no llegó siquiera a independencia.

Ya vale de imbéciles a los que se les supone con ricas vestiduras y se les aplaude por ellas, cuando en realidad van en pelotas picadas. Hay demasiados tertulianos en televisiones de gran audiencia que serían objeto de burla en cualquier tertulia de café con un mínimo nivel intelectual.

viernes, 20 de octubre de 2017

Tenemos Rey.



El Rey de nuevo categórico y firme.

España afronta “un inaceptable intento de secesión en una parte de su territorio nacional, y lo resolverá por medio de sus legítimas instituciones democráticas. Dentro del respeto a nuestra Constitución y ateniéndose a los valores y principios de la democracia parlamentaria en la que vivimos desde hace ya 39 años”.

Tenemos Jefe del Estado, ya veremos si tenemos Gobierno en el Estado, porque lo que se ha demostrado hasta ahora es una increíble incapacidad para mantener la legalidad en todo el Estado, en parte del cual hay españoles desamparados y cuyos derecho son pisoteados día a día.

"Ningún proyecto de futuro se puede construir basándose en romper la convivencia democrática; ningún proyecto de progreso y libertad se sustenta en la desafección, ni en la división -siempre dolorosa y desgarradora- de la sociedad, de las familias y de los amigos; y ningún proyecto puede conducir al aislamiento o al empobrecimiento de un pueblo"
Rajoy debiera de aprender firmeza del Rey y de uno de los premiados, el Presidente del Parlamento Europeo, Tajani, que ha hecho un firme discurso que ya quisiera oírlo en boca del Presidente del Gobierno. 

jueves, 19 de octubre de 2017

Cartas de amor y desamor.



Ya no vale repetir que lo habíamos avisado. Ya no vale recordar que en Cataluña se ha dejado hacer mirando para otro lado. De nada sirve ya lamentarse por haber permitido atropellos a la libertad individual y a excesos antidemocráticos e ilegales contra ella. Pero sí vale recordar quienes son los culpables de esta ruptura; más que nada por si se intenta una reconciliación apartar a esos culpables y señalar los errores que no hay que repetir, prohibiéndolos. Que la democracia tiene su precio y la libertad es la de las personas, no de los territorios ni de grupos étnicos o de interés.

En Cataluña la democracia no existe desde hace ya tiempo pero se ha estado disfrazando. Ahora ya no se puede disfrazar y se ha visto claramente. El Parlament ya no sólo se respeta sino que está inactivo. Se han conculcado todas las reglas y leyes que garantizan la democracia. Y todo ello tapado con una propaganda que presenta todo ello como el súmum de la democracia. Y para ello cuenta con una fuerza política de ámbito nacional. Además de un excelente márketingo político de cara a la opinión pública del exterior.

Se dan por supuesto hechos que no son tales, como la "represión" -no se hubiera llegado a este punto si existiera- y el resultado de un "referéndum" que no ha sido tal ni ha sido el que dicen. Los países de nuestro entorno no dan crédito a la dejación y torpeza del Gobierno que ha dejado en evidencia a todas nuestras Instituciones y la ingobernalidad del un Estado fallido.

Hoy se acaba de dar la puntilla con la carta de Puigdemont que dice lo que no dice y no dice lo que dice. Aunque sí recuerda una evidencia: que el Parlament ni proclamó la independencia ni tampco la suspendió, por mucho que el President sí hiciera ambas cosas. Un galimatías que genera una nueva confusión y que seguro que los cobardes Rajoy y Sánchez aprovecharán para retrasar la aplicación del 155, por lo que dudo que hoy se inicie el trámite para ello. La trampa de los independentistas denota una inteligencia de tahúres que ya quisiéramos para el Gobierno de España. Pero lo que sí deja claro esa carta es que hay negociación bajo cuerda y que la situación se va a prolongar con un coste, en todos los sentidos, mayor que el que ya se está pagando.

El Gobierno dirá que Puigdemont no ha respondido lo que se le pedía y que por lo tanto seguirán los trámites para la aplicación del 155. Y los independentistas dirán que el President ha dejado una puerta abierta para el "diálogo". Me suena a paripé para contentar a todos. De momento Rajoy regala dos días, pues no habrá hoy Consejo de Ministros para iniciar el proceso sino que se convoca para el sábado. Aquí todo se hace bajo cuerda; aquello de la transparencia, sólo para los cristales de los vasos del bar del Congreso. Y de cenas secretas.

En definitiva, no me creo nada, excepto que como digo, adiós democracia. Y que aquí, quien tiene la sartén por el mango es Puigdemont, que mantiene su amenaza coaccionando al Gobierno con la amenaza de declarar al independencia por el Parlament si se pone en marcha el 155. Continúa el desprestigio de España y, en consecuencia, la pérdida económica constante y de la confianza inversora.

Chanchullos


Es de vergüenza, pero las negociaciones y chanchullos bajo cuerda avanzan. Y parece que tanto PP como PSOE aceptarían que la cosa quedase en tablas en su cobardía compartida que les hace tener pánico al 155. Se volvería al 5 de septiembre con amnistías de tapadillo y rehabilitación de Artur Mas y su partido, a quien ya se le habría anticipado parte del pago por sus "servicios"; pues no había logrado avales para pagar esos millones que estaba condenado a pagar.

Sin embargo ya ha pagado 2.2 millones de los 5,25 que el Tribunal de Cuentas le impuso como fianza, no se sabe si con dinero de la ANC o de qué forma; poco se habla de ello, pero dicen que es del fondo de resistencia recaudado por dicha asociación. Así que lo que le falta y no se le exige puede que sea ese pago al que me refiero. Digo yo.

En cualquier caso, mañana se iniciaría la tramitación del 155 pero dándole, y dándose, la oportunidad de suspender dicho trámite si Puigdemont convoca elecciones, o sea que, aunque no sea tal, más plazo; una semana. Si las convoca "constituyentes" tras declarar la independencia a lo mejor PP y PSOE aceptan pulpo como animal de compañía y, diciendo que son autonómicas, tragan. Lo dicho, chanchullos.

miércoles, 18 de octubre de 2017

La economía no era lo más importante.


A ver qué dicen ahora esos que aplaudían con las orejas que Rajoy se centrara en la economía diciendo que era lo único importante. Esos mismos que despreciaban los avisos de quienes pedíamos tomar medidas para lo que se venía venir desde que Mas se destapó como independentista. Esos que se jactaban de la mejoría económica que ahora se va por el boquete de un Estado al que no se ha querido proteger.

A ver de qué vale tanto "cuidar" la economía si no impides la inestabilidad e inseguridad jurídica, o si te quedas sin donde aplicarla. Lo importante es España, su estructura, su integridad y su defensa contra agresiones externas o internas. Lo demás es coyuntural.

En Cataluña el Estado ha desaparecido desde hace demasiado y ahora se nota muchísimo más. Esa falta de garantía y seguridad es la que produce el pánico empresarial e inversor. Y de eso no sólo son culpables Puigdemont y cuadrilla.

martes, 17 de octubre de 2017

Los miedosos


El 155 permite hacer todo lo necesario para recuperar la legalidad. Si lo que se pretende es no hacerlo, o hacerlo poquito, mejor quietecitos y rendirse. Esto no es para pusilánimes ni se puede pensar que en una situación como la que se ha permitido se va a poder contentar a todo el mundo. El nacionalismo es un cáncer y aquí se le ha alimentado en vez de extirparlo. Y no creo que estos partidos que han facilitado que se llegue a este punto puedan arreglar nada; mucho menos la Constitución, con la complejidad que ello conlleva.

Por mucho que se intente disimular, estamos ante un Estado inviable e ingobernable. Si no se hace algo contundente, no salimos de ésta. De otro modo esto sería el fin de una era y convendría empezar otra. Convocar elecciones para unas Cortes Constituyentes y que cada cual exponga su visión de lo que debe ser España, no de los caprichos coyunturales para salir del paso y beneficiar políticamente a los suyos. Y luego someterlo al veredicto de los españoles.

Pero antes de eso hay que solucionar esto de alguna forma y una de ellas sería extender ese "queremos votar" a toda España y que se haga un referéndum en el que todos votemos y ejerzamos es "derecho a decidir" sobre si queremos dividir España o la soberanía del pueblo español. Eso acallaría las voces que desde el exterior han "comprado" el victimismo del "queremos votar".

Luego ya sería el momento de construir una constitución que constituya, no una que permita "desconstituir". No sé si eso será la solución, pero sí sé que lo que se pretende ahora no lo es. Sobre todo porque no saben lo que pretenden.

lunes, 16 de octubre de 2017

Estado de Idiotez.


Pues va la Vicepresidenta y dice:

"Nadie ha tenido tan fácil una respuesta y nadie ha tenido tan fácil evitar que se aplique la Constitución".

Y aquí nadie ha pedido que dimita o que la fiscalía actúe contra ella por complicidad. Así que le está dando facilidades a un delincuente para que se vaya de rositas porque el Gobierno no aplicaría la Constitución si dice lo que le piden que diga.

¿Pero quién es el Gobierno para no aplicar la Constitución? Su deber es todo lo contrario: cumplirla y hacerla cumplir. ¿Cómo se le ofrece a un delincuente el privilegio de no aplicarla? ¿Se le ha ido la pinza al PP en su ansia de agradar a todos esos que piden dialogar con los golpistas?

Tal como está la cosa no sólo habría que aplicar el 155 para suspender la Generalidad, sino el 116, en su apartado de Estado de Idiotez, más que de Excepción o de Sitio, para suspender al Gobierno.

Esto ya es el entierro del sistema y de la democracia si alguien no lo remedia y nos libramos de toda esa caterva de zánganos que se tapan unos a otros para seguir viviendo a nuestra costa repartiéndose lo de todos.

Hay que exigir elecciones ya, y no sólo en Cataluña.

Falaz excusa


Oigo a quienes pasan por ser reputados periodistas decir que no hay motivos para aplicar el art. 155 de la Constitución porque Puigdemont no ha dicho que declarara la Independencia. Es inaudito que se pueda llegar a ocupar tribunas de creadores de opinión con una formación tan precaria.

Pero qué se va a esperar si el discurso del Gobierno también insiste en ello.

El artículo 155 no habla en absoluto de declaración de independencia de ningún tipo sino de incumplimiento de la Constitución y de las leyes, o de actuaciones que atenten gravemente contra el interés general de España. Y eso se lleva produciendo ya hace demasiado tiempo. Así que a ver si se habla con propiedad y se planta cara a quien no lo hace.

Carta de Rajoy a Puigdemont

EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Madrid, 16 de octubre de 2017

Molt Honorable Sr. D. Carles Puigdemont ¡ Casamajó
President

Generalitat de Catalunya

Palau de la Generalitat

Placa de Sant Jaume, 4

08002 Barcelona

Estimado President:

Lamento profundamente que haya decidido Ud., como Presidente de la Generalitat
y como representante ordinario del Estado en Cataluña, no contestar el
requerimiento remitido el pasado 11 de octubre y, por lo tanto, no aclarar el
extremo de si alguna autoridad de la Generalitat ha declarado la independencia de
Cataluña.

Esta es una aclaración absolutamente necesaria. No sólo el Gobierno de España,
sino todos los catalanes, tienen derecho a saber con certeza si su declaración del
10 de octubre de 2017 ante el Pleno del Parlamento o la firma posterior de un
documento redactado en términos inequívocos, implican la declaración de
independencia, al margen de que ésta se encuentre o no en vigor.

Espero que en las horas que quedan hasta que se cumpla el segundo plazo del
citado requerimiento responda con la claridad que todos los ciudadanos exigen y el
derecho requiere. Prolongar esta situación de incertidumbre solo favorece a
aquellos que pretenden liquidar la concordia cívica e imponer un proyecto radical y
empobrecedor para Cataluña.

Ciertamente, el requerimiento que yo le envié supone el paso previo al
procedimiento establecido en el art. 155 de la Constitución que, en contra de lo
que usted afirma, no implica la suspensión del autogobierno, sino la restauración
de la legalidad en la autonomía. Pero, ante todo, el requerimiento es una
oportunidad para reconducir el grave deterioro de la convivencia que se vive en
Cataluña, para que la Generalitat vuelva a la ley y, a partir de ahí, se recupere la
normalidad institucional entre administraciones. La vuelta de la legalidad, previa
para cualquier diálogo democrático, se refiere al orden constitucional pero también
al Estatuto de Autonomía de Cataluña y sus normas de desarrollo, que han
resultado gravemente lesionados por las actuaciones de su Gobierno en las últimas
semanas.

Asimismo, el requerimiento remitido constituye una llamada a la claridad política,
para que todos los ciudadanos de Cataluña y del resto de España sepan con
certeza cuál es la situación institucional entre la Generalitat de Cataluña y las
Instituciones del Estado. El Presidente de la Generalitat no puede tratar asi a los
ciudadanos en un tema de tanta importancia. Tiene la obligación de explicarles qué
ha pasado y si su voluntad es cumplir 0 no las leyes vigentes.

No puedo aceptar en modo alguno la existencia de eso que usted denomina
"conflicto histórico entre el Estado Español y Cataluña". Nunca en toda su historia
los ciudadanos de Cataluña han gozado de más libertades, de más autonomía
política y financiera que durante esta etapa democrática. El único conflicto que
existe en este momento en Cataluña es un conflicto de legalidad. Y sólo
poniéndole fin podremos abordar las cuestiones que realmente afectan y
preocupan al conjunto de los catalanes.

No es mi voluntad generar nuevos escenarios de controversia, por lo que no voy a
comentar los supuestos resultados de una consulta que nunca ha sido válida, ni
puedo, como Presidente del Gobierno de España, interceder, ni siquiera valorar, las
actuaciones de otros poderes del Estado. Le recuerdo que todos estamos sujetos
al imperio de la ley y obligados a respetar o acatar las resoluciones de los
tribunales. Esa es nuestra obligación como gobernantes en un régimen
democrático basado en la primacía de la ley y la separación de poderes.

Quiero aprovechar, sin embargo, su referencia a la Unión Europea, para recordarle
que tanto las instituciones comunitarias como los gobiernos de los distintos
estados miembros han expresado con rotundidad su posición contraria a la
independencia y a la ruptura del principio de legalidad. No olvide que el Estado de
Derecho y el imperio de la ley son principios fundacionales de la Unión Europea, asi
como también lo es el respeto a la integridad territorial de los estados que la
conforman.

Las últimas actuaciones adoptadas por usted y su Gobierno están generando una
importante fractura en la sociedad catalana, asi como una enorme incertidumbre
económica que pone en riesgo el bienestar de los ciudadanos. Le recuerdo que
algunas agencias de calificación ya están planteando la posibilidad de que Cataluña
caiga en recesión si se prolonga esta situación de inestabilidad.

No resultan creíbles sus llamamientos al diálogo en nombre del conjunto de
Cataluña, cuando usted se niega a hablar con una parte importante de dicha
sociedad a través de sus legítimos representantes que, siendo —como usted dice-
menos en número de escaños, representan —como usted oculta- a un mayor
número de ciudadanos en votos. En cualquier caso, le recuerdo que, al margen de
porcentajes, uno de los indicadores que definen la calidad de una democracia es el
respeto a la oposición.

Yo, por mi parte, creo poder hablar en nombre, no solo del Gobierno y del partido
que le apoya, sino también de una gran mayoría de representantes del pueblo
español, como se evidenció en el pleno del Congreso del pasado día 11 de
octubre, que sin duda usted conoce. Allí se confirmó el apoyo a las actuaciones
del Gobierno en defensa de la legalidad. Además, se brindó un espacio
parlamentario para el diálogo entre todas las fuerzas políticas, incluida por
supuesto, la suya. Este marco, que tiene un apoyo mayoritario, es el mejor y el
más eficaz para el diálogo que usted reclama y en él pueden abordarse algunas de
las demandas que usted ha venido planteando y que, como le he explicado todas
las veces que ha querido dialogar conmigo, exceden con mucho mis competencias.
Le invito de nuevo a comparecer ante el Parlamento y trasladar sus demandas a
los legítimos representantes de la soberanía nacional, que son los únicos que
pueden entender de las mismas.

Le recuerdo, una vez más, que aún tiene margen para contestar de forma clara y
sencilla al requerimiento que le remití el pasado miércoles. Sigue estando en su
mano abrir un nuevo periodo de normalidad y lealtad institucional que todo el
mundo le está reclamando. En caso contrario, será Usted el único responsable de
la aplicación de la Constitución.


Atentamente,



Mariano Rajoy Brey

Ni sí ni no sino todo lo contrario.


Que dice Puigdemont que él quiere diálogo, ahora quiere diálogo, y que en prueba de su buena voluntad dejó en suspenso la Independencia para poder hablar con el Estado represor que dejó ochopecientos heridos a los que él aún no ha tenido tiempo de visitar, por lo visto.

Él es buenísimo y el Estado un horror. Fíjate si es opresor que no le permite hacer lo que está haciendo y que si no está en la cárcel es porque está protegido por la gente en la calle y sus propias fuerzas de seguridad. Que lo mejor del mundo es dialogar, que se quiere sentar con Rajoy para decírselo y dialogar sobre cuándo cargarse España y aplicar la Independencia.

La carta es mucho peor de lo que desde el Gobierno y PSOE nos estaban intentando hacer creer que sería en su afán de crear esperanzas para no aplicar el 155. Un panfleto propagandístico falaz de cara al exterior en el que miente descaradamente gracias a que el Gobierno no lo desmiente rotundamente. El Ministerio de Exteriores debe estar ocupado preparando la llegada de los Reyes Magos en Navidad. Y Rajoy debe estar buscando una excusa para seguir sin hacer nada, no vaya a ser que haga algo.

Aquí poco menos que se ha dicho que el 155 sólo se puede aplicar si la declaración de Independencia está en vigor, lo que es otra descomunal mentira. Leyendo dicho artículo se desprende que ya hay motivos más que suficientes para aplicarlo sin esperar a eso y, además, desde hace demasiado tiempo. Lo que no hay es voluntad de hacerlo.

Ahora se le dará otros tres días, hasta el jueves, para que puedan organizarse mejor y hagan propaganda victimista buscando intermediarios en su afán de internacionalizar el asunto siguiendo el método de Eslovenia. Y no me extraña, lo de Yugoslavia no va a ser nada comparado con la que nos espera con esta panda de irresponsables, chalados y cobardes.

domingo, 15 de octubre de 2017

Imaginemos...


Imaginemos por un momento que mañana Puigdemont contesta sí y a continuación dice que se levanta la "suspensión" de la independencia. Tras esto, los nacionalistas -Generalitat incluida- no se sentirán afectados ni obligados por la legislación española, en cuyo caso, quienes están citados a declarar como investigados en la Audiencia Nacional ¿van a responder ante la justicia de un país  "extranjero"?

Entre esos que tienen que responder mañana ante la justicia están el responsable de los Mossos, y los de quienes agitan y animan a sus hordas a tomar la calle, la ANC y Omnium. ¿Alguien duda de que en ese caso no se movilizarían en su apoyo? ¿Piensan que esas organizaciones y la CUP no iban a declarar la huelga general y tomar las calles? ¿Creen que los Mossos no se armarían hasta los dientes para proteger a "los suyos"?

Y aunque el gobierno pretenda aplicar el 155, cosa que además no es automática ni inmediata, ¿no dirían que ese artículo sólo es aplicable a una autonomía pero no a una República Independiente?

¿Y entonces qué? ¿Se haría realidad aquella frase de Churchil: "Os dieron a elegir entre el deshonor o la guerra; escogísteis el deshonor y tendréis la guerra"?