miércoles, 1 de marzo de 2017

Prohibiendo la realidad.


Para respetar algo antes hay que saber que existe. Y no se puede saber que existe lo que se oculta. Claro que también esto demuestra que existe la estupidez y respetarla sería multiplicarla por mil.
Y lo que no es respetar la libertad de expresión es prohibir que quienes quieren transmitir una idea puedan hacerlo. Como tampoco es libertad de expresión insultar y ridiculizar los sentimientos religiosos de los demás. Esto último es delito según nuestro Código Penal, aunque luego los jueces miren para otro lado. Pero ¿qué delito es decir lo evidente?
Al final vamos a llegar al esperpento de que si en algún impreso hay que rellenar la casilla "sexo", se incluyan unas respuestas que digan "el que me da la gana", "depende" o "a nadie le importa".
Pretender que los niños respeten la diversidad a base de ocultarles la realidad es un absurdo, además de tomarles por tontos. Por mucho que a estos, que tanto hablan de que hay que cuidar la naturaleza, no les guste lo que la naturaleza ha hecho para preservar la especie, resulta que la naturaleza nos ha hecho varón y hembra, al menos fisiológicamente. A partir de ahí, podemos hablar de las excepciones, equivocaciones de la naturaleza o elecciones personales para intentar burlarla. Y luego, enseñar a respetar lo diferente. Pero si no se reconoce que exista lo diferente, ¿cómo enseñar a respetar la diferencia?
La naturaleza ha diseñado dos sexos. Podría haber diseñado tres, pero no ha sido así por mucho que de forma extraordinaria se den casos de hermafroditismo. Aceptar la realidad es imprescindible para aceptar y respetar la excepción.
Los niños no respetarán lo que se les oculta y mal asunto es ocultarle que el ser humano tiene dos sexos. A partir de ahí habrá que enseñar a respetar al ser humano por serlo, no por su sexo, su altura, su complexión o sus posibles deficencias físicas o genéticas.
He oido a algunos decir que se ha prohibido circular ese autobús para no volver a épocas oscuras. Pues volver a esa época oscura es prohibir que ese autobús circule para exponer lo que algunos piensan. La oscuridad es no respetar la libertad de expresión. Tanto como confundir ésta con el insulto y la mala educación.
Y lo que es muy esclarecedor es que ese autobús haya podido circular libremente por algunos lugares de España pero haya sido precisamente en Madrid donde ha salido la vena totalitaria de la prohibición y ésta venga tanto desde Podemos que, al fin y al cabo tiene una ideología totalitaria, como desde el PP madrileño, que de la mano de Cifuentes ya no se sabe si tiene ideología alguna.
La publicidad ideológica en autobuses no es algo nuevo, y así como no se prohibió en otros casos -en que se publicitaba precisamente ocultar a los niños sus diferencias- no es democrático de ningún modo prohibir que se exprese que no se les oculte.
Y otra cosa, si los que abogan por lo políticamente correcto de la "diversidad" tienen algo de coherencia ¿Porqué abogan por que la Sanidad Pública cubra el cambio de sexo? Porque si da igual lo de tener pene o vulva y eso no define el sexo, ¿para qué cambiarlo? ¿No será para definirlo precisamente con esa diferencia que pretenden negar?

jueves, 26 de enero de 2017

¿Periodistas o propagandistas?


Desde la llegada de Trump a la presidencia, los tertulianos, periodistas y "creadores de opinión" varios de nuestro país se han embarcado en una desaforada campaña contra él que no repara en nada. Valen tanto las intoxicaciones, invenciones, falacias e incluso medias verdades con tal de darle leña al mono. Los epítetos dirigidos al Presidente de EEUU son insultantes y descalificadores, lo de facha, ultra y demás se oye y lee por doquier.

Y es que no aprendemos. Si con el desdén de Zapatero a la bandera y el posterior abandono de las tropas de Irak, incumpliendo todos los acuerdos, hizo que las relaciones llegaran al punto de que casi se desmantelan las bases en España para instalarlas en Marruecos, ya veremos a dónde nos lleva esto. Si lo primero ya hubiera sido malo, lo segundo hubiera sido desastroso para nuestros intereses.

Hemos llegado al esperpento de que nuestro Ministro de Asuntos Exteriores diera por buena una parte de esa campaña de desinformación y se quejara en público del "maltrato" al idioma español, en lo que no era más que un proceso de creación de la nueva web de la Casa Blanca. Para luego rematar con un nuevo esperpento más y, en vez de recular y reconocer la falacia, insistir en ella diciendo que gracias a esas protestas se va a corregir el asunto. Mentira, el "asunto" -la construcción de la nueva web- incluía la posibilidad de verla en español, idioma de más de cincuenta millones de estadounidenses.

Ahora se sigue insistiendo en otra construcción, la del muro con Méjico. Y se presenta como cosa nueva e idea de Trump. Pues resulta que ese muero existe desde hace casi treinta años y ya protege la mitad de los 3.200 km. de esa frontera entre muros, vallas y accidentes naturales insalvables. Ya hay 1.050 km. de muro. Lo que va a hacer Trump es terminarlo y reforzarlo. Poner el grito en el cielo desde aquí es un ejercicio de hipocresía increíble, pues nosotros sí tenemos muros para impedir la entrada ilegal de inmigrantes.

Se dice que esos muros matan. No es cierto, lo que mata es intentar saltarlos ilegalmente. Lo que mata es el efecto llamada que se lanza desde una parte del muro que hace que jugarse la vida pueda valer la pena. Eso es lo que mata. Aquí, en Europa, tenemos un muro natural: el Mediterráneo. No es el mar el que mata sino las mafias que hacen que se adentren en él sin protección suficiente aquellos a los que les hacen creer que merece la pena jugarse la vida para llegar al paraíso en la tierra. 

Pero eso es otro debate, a lo que me refiero es que ya no se puede dar crédito a las informaciones que se refieren a Trump y a su administración, pues más que informaciones son parte de la campaña contra él. Campaña absolutamente interesada pues Trump en su afán de mejorar la vida de los estadounidenses y de dedicar sus recursos a ellos mismos y no a defender a otros, logrará que los demás vayamos a tener que cuidar de nosotros mismos. Y eso cuesta dinero. 

El problema es que "papá EEUU" va a cerrar el grifo y emancipar a sus "hijos parásitos". Y estos se quejan y le llaman de todo. El lobby abortista es uno de los que peor parado saldrá pues muchas clínicas de otros países cuyo negocio es el aborto, van a tener que abortar su negocio si no llegan norteamericanas a abortar cuando su administración no les pague ese gasto. Y están dispuestos a invertir dinero para evitarlo financiando campañas de todo tipo contra Trump. 

No estoy alabando a Trump, estoy exponiendo lo que está pasando. A Trump tocará ensalzarlo o criticarlo a medida que sus medidas y acciones de gobierno vayan teniendo un efecto u otro, ahora critico lo que hacen quienes se dedican mediáticamente a destrozarlo con falacias, mentiras y manipulación de los hechos. Por no hablar de los juicios de intenciones. 

No sé si Trump se hará creíble o no, lo que ya sé es quienes no son creíbles en absoluto. Para empezar, quienes dicen que Trum está cumpliendo sus amenazas. Eso es una burda manipulación, lo que está cumpliendo son sus promesas. Y han sido esas promesas las que le han llevado a la presidencia.

sábado, 21 de enero de 2017

Discurso de Donald Trump.



"Nosotros, los ciudadanos de Estados Unidos estamos unidos en un gran esfuerzo nacional para reconstruir nuestro país y restaurar su promesa a todos nuestros ciudadanos.
Juntos vamos a determinar el curso de EEUU y del mundo en los próximos años. Nos vamos a enfrentar a retos, vamos a confrontar dificultades, pero vamos a hacer el trabajo.
Cada cuatro años nos reunimos para llevar a cabo la transferencia pacífica del poder y estamos agradecidos al presidente Obama y a la primera dama Michelle Obama por su gran ayuda a lo largo de todo esta transición. Han sido magníficos. Gracias.

"Hoy no transferimos el poder de un Gobierno a otro. Hoy transferimos el poder de Washington a la gente"

La ceremonia de hoy, sin embargo, tiene un significado muy especial porque hoy no estamos simplemente transfiriendo el poder de un gobierno a otro o de un partido a otro, sino que estamos transfiriendo el poder de Washington DC y devolviéndolo a vosotros, al pueblo.
Durante demasiado tiempo un pequeño grupo en la capital de nuestra nación ha rapiñado la recompensa del Gobierno mientras que el pueblo ha soportado el coste. Washington florecía pero el pueblo no compartía esa riqueza. Los políticos prosperaban pero los empleos se iban y las fábricas cerraban. El establishment se protegía a sí mismo pero no a los ciudadanos de nuestro país. Sus victorias no han sido vuestras victorias. Sus triunfos no han sido vuestros triunfos. Y mientras lo celebraban en la capital de la nación, había muy poco que celebrar entre las familias que luchaban en todo el país.
Y eso cambia justo aquí y ahora porque este momento es vuestro momento, pertenece a vosotros. Este es vuestro día y celebración y América es vuestro país.

lunes, 16 de enero de 2017

¡Que viene el jefe!


Pues va a ser cierto que la democracia está dañada en EEUU y que los antidemócratas avanzan. Y no lo digo por lo que dice la progresía sobre Trump sino por lo que hace esa progresía al no aceptar el resultado de unas elecciones democráticas.

Es la primera vez en EEUU en el que el Presidente saliente ataca al electo y lo descalifica. Es la primera vez que se producen manifestaciones en las calles contra el resultado de unas elecciones. Pero no es la primera vez que se descalifica a un Presidente antes de que haya hecho absolutamente nada. Pasa siempre que gana uno que pertenezca al Partido Republicano, o sea de la derecha. A Reagan o a Bush lo pusieron a caldo esos progres y los medios que los alientan.

Por contra, a los del Partido Demócrata -que son más de derechas que el PP- se les santifica antes de hacer nada. O se les perdona cualquier error o mentira por sangrante que sea.

A Obama, por ejemplo, hasta se le concedió el Premio Nobel de la Paz tan sólo por haber sido elegido Presidente, sin haber hecho nada absolutamente para merecerlo. A Clinton se le perdonaron sus mentiras y el miserable abuso de poder que fue su asunto con la becaria Mónica Lewinsky.

A Bush se le descalificaba como borracho cuando su mérito había sido dejar el alcohol tras haber sufrido la enfermedad de depender de él. A Reagan se le llamaba payaso por haber sido actor, y lo hacían precisamente quienes aplauden a rabiar cuando un actor critica a un político de derechas.

No sé lo que deparará la presidencia de Trump, pero descalificarlo como si fuera un idiota descerebrado no es más que el miedo que tiene esa progresía de que el sentido común y la falta de complejos les deje con sus vergüenzas al descubierto. Un descerebrado no llega a crear un imperio como el de Trump. Ni a ser elegido Presidente de la primera potencia mundial.

Como he oído, se trata de premiar o castigar "preventivamente" al Presidente electo, incluso antes de ser investido, por el sólo mérito o demérito de pertenecer o no a la progresía. O de parecerlo, porque ya me dirán qué progres son los multimillonarios Clinton. De jovencitos puede que jugaran a eso, pero para poder ser de mayores lo que son ahora.

Que la UE está alertada es cierto, claro. Trump sabe que esa Unión se hizo entre otras cosas para competir con EEUU y ya ha hecho declaraciones apoyando el Brexit y anunciando que otros países de la UE la abandonarán, precisamente por no aceptar la política migratoria común y querer recuperar sus soberanías plenas. Lo que deja claro que no apoyará precisamente el fortalecimiento de la UE.

Sobre la OTAN ya avisó de que quienes quieran seguridad, que la paguen. Que se acabó eso de correr con todos los gastos y riesgos para que los europeos no tengan que esforzarse en su defensa y se dediquen a criticar a quienes se encargan de ella.

Se ha dado prisa en avisar que tumba la política de Obama en cuanto a la protección de los seguros médicos, el 'Obamacare', para hacer un nuevo plan de "seguros para todos" que anuncia más efectivo y barato que el anterior. Congreso y Senado ya están en ello.

En cuanto a su entendimiento con Putin, no será de extrañar pues ambos son fundamentalmente pragmáticos y expeditivos, pero eso puede que rebaje tensiones y refuerce los esfuerzos para la reducción del riesgo nuclear.

Para terminar este apunte, algo que enfurece tremendamente a los cursis de ese "Welcome Refugees", que está haciendo que en Europa crezca el populismo de derechas y xenófobo, y que explica perfectamente una frase suya recién pronunciada: "No queremos que venga gente de Siria que no sabemos quién es". Muchísimos europeos quisieran oírla de sus dirigentes.

Así que no me sumo ni a quienes anuncian grandes males ni a los que creen llegado el nuevo Renacimiento. Sí me sumo a los que repudian las manifestaciones de quienes rechazan un resultado electoral democrático antes de que haya motivos reales para criticar la gestión de quienes han sido elegidos. Demos tiempo al tiempo, aunque siempre es bueno que algunos se quiten la máscara desde ya.

miércoles, 11 de enero de 2017

Repugnante liquidez.


Hay quienes necesitan huir de sus propias frustraciones emocionales o desviaciones refugiándose en el sexo por el sexo, lo que puede llevar a necesitar cada vez más estímulo que supla la emoción del amor, por lo que buscan situaciones cada vez más morbosas, extremas o pervertidas. Por ello crece el número de personas que necesitan ofrecer a sus parejas para estimularse viendo como otros las disfrutan como objetos sexuales mientras ellos mismos se excitan con otros, o las que buscan el placer en el sufrimiento físico o psicológico, y en otras muchas desviaciones.

Puede que lo anterior tenga explicación en las teorías del recientemente fallecido Bauman sobre la liquidez del momento actual, en este caso la liquidez del amor e incluso la liquidez sexual, entendiendo esa liquidez, como él hace, como lo opuesto a la solidez.

Esto ha hecho que proliferen sitios, páginas de intercambio y personas que se prostituyen para dar satisfacción a esa demanda. En ese camino todo es empezar para llegar a todo tipo de perversión que favorece un negocio que incluye la pornografía y las ofertas pedófilas. En este caso hablamos de otro tipo de liquidez: la económica.

Mientras el disfrute del dinero o el placer obtenidos de la propia prostitución no afecte más que a las personas que se prostituyen -que bastante tienen con la falta de respeto que se profesan al ofrecerse como mero objeto sexual- es cosa de cada cual, pero el obtenido por la prostitución de otros ya tiene otro nombre, al margen de la falta de respeto a esos otros que ya se lo han faltado a sí mismos. Usar fotos propias, de pareja o de amigos como reclamo o como consumo en sí mismo, se llama consecuencia lógica. Llegar a hacerlo con niños carece de nombre, pero hacerlo con la propia hija menor de edad carece de humanidad para convertirse en repugnante.

Estos padres han llegado a un punto muchísimo más grave que el usar a su hija como señuelo para almas caritativas que se dejan engañar por falsas enfermedades y necesidades. Eso era lamentable. Esto otro es monstruoso.