viernes, 4 de enero de 2008

La inflación se pone en niveles que no se conocían desde el 95, un 4,3 %

Ya lo dije hace muy poco: no tenían que haber dejado a Zapatero hacer un balance triunfalista de la situación económica.

Lo dije sí, y hace muy poco. Y es que en estas fechas Zapatero es gafe. Y ahora se confirma. Hace muy poquitos días hizo un balance ante la prensa en el que dijo que la economía iba de maravilla. Mintió, claro.

Y ahora sale lo que ya temíamos hace tiempo al ver el aumento del gasto público y que el superávit tan cacareado por Zapatero no era otra cosa que el resultado de un aumento de la presión fiscal. Ahora ya hasta El País se lamenta de los malos resultados de la política económica. Los "logros" de este Gobierno resultan ser fracasos. El paro se dispara. Y el bolsillo de los españoles se resiente así como su nivel de vida y su bienestar.

Ahora echarán la culpa al petróleo, a China, a lo que sea... Pero resulta que esos culpables también actúan en las demás economías y no les afecta de este modo. Se rieron de Rodrigo Rato cuando avisaba, incluso hasta se dijo que no sabía de economía, y se dijo desde el círculo de expertos que ha logrado este desastre económico.

A Francia también le ha subido el petróleo, pero su dependencia energética no es la misma. Su producción eléctrica es de origen nuclear en un 95% por lo que no le afectará la subida de los combustibles como a España. El cuento chino de la peligrosidad de tal tipo de energía no tiene sentido aunque fuese cierta, pues estamos rodeados de centrales nucleares. Las de Francia por un lado, y las inminentes de Marruecos por otro. No es válido por lo tanto ese argumento.

En cuanto a lo que se avisaba sobre la construcción, ya se está produciendo, pues ni una sola medida se ha tomado. Es inaudito que todo esto haya cogido al gobierno con el paso cambiado cuando todas las alarmas se habían encendido y todos los indicadores y organismos internacionales lo avisaban. ¿Que hacía la Oficina Económica de Zapatero mientras tanto? ¿Y Pedro Solbes?

Y para acabar, si alguien no entendía todo el ruido contra la Iglesia, ya tiene la explicación: había que desviar la atención de este desastre que se vendía hace dos días como un éxito.

Claro que siempre podrán echarle la culpa a Aznar. Y a lo mejor la tiene.., por no estar presidiendo el Gobierno.