domingo, 28 de septiembre de 2008

La normalidad de la mentira.

La manipulación y el cinismo llevados hasta límites insospechados.

Zapatero afirma que España no tiene problemas, Solbes dice en las Cortes que nunca negaron la crisis, Magdalena se enfada porque se le hace ver que ella es responsable de su Ministerio y es de allí de donde provino el famoso fax con las filtraciones, Blanco dice que sabe economía, llaman derecho al aborto, dicen que hacen todo lo posible para que ETA no esté en las Instituciones cuando llegó y está allí gracias a ellos... ¿Alguien se extraña de que pueda ser cierto que mientan con tanta desfachatez?

Pues para aclarar lo que hay, nada como ver la lección de honestidad de la Vicepresidenta en una comparecencia tras el Consejo de Ministros, poco antes de las últimas elecciones. Miren y escuchen:

Transcripción:
"Yo creo que Zapatero y Rajoy pusieron de manifiesto que existen dos modelos diferentes: El modelo que representa un Presidente de izquierdas, de centro izquierda, que mira para el futuro, que tiene una mirada positiva, que es optimista, que cree en la gente, que cree en los ciudadanos, que cree en los jóvenes, que cree en las mujeres... Y otro modelo que representa Rajoy, que es el modelo del miedo, de introducir miedo con todo.., desconfianza, y que mira más al pasado que al futuro.
Y a partir de ahí, los ciudadanos pueden elegir entre el modelo de futuro y el modelo del pasado. El modelo del futuro como podéis imaginaros, es Zapatero (risas cómplices de los colegiales), y el modelo del pasado, como podéis imaginaros, es Rajoy."
Periodista: "¿Qué tiene que decir ante las críticas que le acusan de dar un mitin en Valencia a niños de quince y dieciséis años, diciéndoles que Rajoy representa el modelo del miedo?- a continuación presenta otra pregunta que no viene al caso."
Vicepresidenta: "Pues mire, no tengo nada que decir sobre ninguna de las dos cosas. Mm.., ehh.., porque desde luego no..,eh.., lo primero es completamente falso. No he dado ningún mitin a niños menores, no es verdad. He tenido un encuentro en un colegio, como en otras muchas ocasiones y mucha gente tiene encuentros con los jóvenes en los institutos, y por tanto es falso eso que me está usted diciendo.., y respecto a lo demás no tengo que decir absolutamente nada más."

Ya ven, es absolutamente falso. Como también es falso que aquello fuera un colegio, y es falso que llevara puesta una prenda rosa, y tampoco es cierto que hiciera ademanes con las manos, y hasta siquiera que hablase. No, ella estaba allí calladita, era un encuentro con colegiales. Nada más. ¡Manda cojones! Claro que si se le insiste seguro que empieza por decir que lo negó porque no eran niños menores, eran jóvenes, o simplemente niños; pero no niños menores. Y se quedaría tan ancha como se quedó en la comparecencia que hemos visto.

Así que de esta madera está hecha la tarima. Nada de extrañar pues lo que venga detrás. Ella es la que reparte consignas en el Gobierno. Como tampoco es de extrañar que desde los medios a su servicio se tapen estas cosas y se de por bueno lo que dice tan sólo porque lo dice ella. Esa es la única prueba que se necesita para algo: que ella lo diga. Así ya se convierte en dogma de fe zapaterista.

Este personaje es quien habla, entre otras cosas, de que la ley del aborto pretende una maternidad responsable y que va a defender un derecho de la mujer. Por lo visto sí, un derecho nuevo: el derecho a matar a sus hijos cuando quiera.