lunes, 26 de enero de 2009

La pregunta.

Zapatero se presenta esta noche en el programa de televisión "Tengo una pregunta para usted" después de haber atrasado su comparecencia en el Parlamento.

En un desprecio hacia la soberanía popular y una demostración de que lo que busca es la propaganda, Zapatero se va a la tele en vez de al Parlamento. Se le había ofrecido la alternativa de este programa u otro en donde habría sido entrevistado por varios periodistas. Se decantó por éste, claro. Y no porque sea más valiente que nadie -como dice el PSOE-, sino porque es el que más puede manipular.

Cuando el que pregunta no tiene ocasión de repreguntar tras la respuesta, el que contesta tiene todas las posibilidades de falsear la respuesta o salirse por los cerros de Ubeda. Y en eso el Presidente es un experto. Llevan a cien personas; apuesto a que no se hacen más de cuarenta preguntas. Y si Zapatero se ve muy comprometido, serán menos, pues puede extenderse tanto como quiera para agotar el tiempo.

Confundir el programa de hoy con algo similar a información veraz es como confundir la vida de Supermán con la Historia Contemporánea. Se trata de un show televisivo y su objetivo es la audiencia; aunque en el caso de Zapatero, además es propagandístico y electoralista. Nada que objetar, si no fuera porque con este tipo de maniobras lo que se consigue es mantener a la mayoría hipnotizada y engañada.

Dicen que esas cien personas responden a la realidad estadística. Puede, pero si contamos a niños, pues sólo hay cinco parados. Tampoco se aplica la igualdad de Aido, pues hay 49 hombre y 51 mujeres. O sí, pues la "igualdad" de esta Ministrita no es otra cosa que la desigualdad a favor de la mujer.

Zapatero se ha despachado en su último mítin sobre el optimismo. Ha dicho que el pesimismo no crea puestos de trabajo. Habría que decirle que claro que no, pero el optimismo tampoco. A un gobernante no se le pide optimismo sino realismo y buena gestión. Su optimismo ya le llevó a engañar negando la crisis y hablando del pleno empleo. Y hablo de hace menos de un año. En abril mismo se metía con el PP diciendo que el peor dato de paro con este gobierno era siempre mejor que el mejor dato de paro del gobierno de Aznar. Qué buena ocasión para haberse callado. Ya se lo advertía Lara: que sean los ministros los que regalen optimismo, pero que el Presidente se reserve. Ya no tiene remedio.

Yo le haría una pregunta: ¿Sabe usted lo que significa gobernar?