miércoles, 30 de septiembre de 2015

Aznar riñe al PP, el PP riñe a Aznar. Y los jueces salvando a Mas. Esto hace aguas.


Tremendo varapalo de Aznar a Rajoy.

"Tu rival de la izquierda queda fortalecido, tu espacio queda mermado, los secesionistas van a continuar el proceso. Tu posición está seriamente comprometida"
"El electorado del PP ha dado un aviso en las elecciones europeas, muy serio; otro en las municipales; otro en las autonómicas; otro en las andaluzas, y le acaba de dar otro aviso en las elecciones catalanas. Son cinco veces consecutivas en pocos meses en los que el electorado te está diciendo que no está contento con cómo están las cosas. Ya va el quinto aviso y no se puede desoír".

“La primera regla de la política es que pierdes todas la batallas que no das. Lo que ha pasado en España en los últimos años es que solamente ha jugado un equipo y ese equipo ha ido ganando terreno”.

Esto es algo que muchos del PP dicen en la intimidad, pero que no se atreven a decir dentro del partido. Es hora de confeccionar las listas y saben que van a haber menos puestos que ocupar, así que mejor no sólo no despertar recelos, sino mostrar adhesiones inquebrantables. Por lo que si hay que criticar a Aznar, se hace. Aunque se esté de acuerdo con lo que dice.

Esperanza Aguirre ha dicho que las críticas hay que hacerlas también dentro del partido, con lo que demuestra estar de acuerdo en el contenido pero apoya que esas no son las formas. Una vela a dios y otra al diablo. Y ahora, la destinada por Rajoy a cargarse el PP de Madrid y atraerlo a su causa sustituyendo a Aguirre, Cristina Cifuentes, ya está tratando de matar al mensajero atacando a Aznar por no decir esas cosas en petite comité.

Otros están tratando de imaginar un conspiración de la que participaría el ex Presidente para derribar a Rajoy. Eso no lo creo, y menos cuando esos rumores vienen de quienes vienen. Se habla del "Informe Pelícano", pero hay otros muchos informes, en poder de quien puede usarlos, y que desvelarían  o confirmarían algunas de las que, hasta ahora, son suposiciones sobre lo que se haya tapado y consentido en el PP amparado por quien es hoy su responsable. Y los que dicen que esas cosas se iniciaron en la etapa de Aznar, olvidan que en esa época también estaba Rajoy.

La memez de que hay periodistas que gustan de quitar Presidentes olvida que este Presidente sí ha quitado periodistas. Lo que es mucho más grave. Pues si un periodista quita a un Presidente por desvelar informaciones que le comprometen, está haciendo un servicio; mientras que al contrario se interfiere en la libertad de expresión y de prensa. Nixon cayó gracias a informaciones publicadas por la prensa.

Que puedan existir operaciones de ese tipo es más que probable; que Aznar esté involucrado en ellas, imposible. Para empezar porque no es simpático ni aliado de los supuestos conspiradores, ni de los medios de comunicación que se dicen participarán en su difusión. Ni le hacen falta apoyos para dar un puñetazo en la mesa si se le antojase. Algunos oyen campanas y no saben dónde.

Aznar ha hecho en público su rapapolvo a propósito. Precisamente para que tuviera trascendencia y más fuerza. Sus anteriores advertencias cayeron en saco roto. Tuve razón la noche electoral al decir que podría haber comenzado el réquiem por el PP. Y si el partido no fuerza a Rajoy y compañía a hacer la necesaria renovación y convocar un Congreso al que obligan sus estatutos y al que Rajoy se resiste, el réquiem definitivo a lo mejor se entona dentro de un año. Puede que casi al mismo tiempo que se entonará el de Sánchez- y hasta deldel PSOE- si continúa en ese declive que le impide aprovechar el de Rajoy, su sectorización guerracivilista galopante y su intento de ser Podemos en lugar de Podemos, pues eso sería dividir al partido y éstos se lo engullirían.

El PP tiene el mejor cuadro de técnicos y expertos en la Administración, cierto, pero sin dirección política los logros se esfuman y las batallas se pierden, pues éstas son políticas. Agarrarse a la mejoría económica, cuando no está consolidada y seguimos teniendo más paro que en cualquier otro país de Europa, es agarrarse al aire. Rajoy obtuvo para el PP -o mejor, el PP para Rajoy- 11 millones de votantes que le van abandonando cada vez más, Además, ¿de qué vale la economía si se rompe el ámbito de su aplicación: España? Y es evidente que esa batalla para mantenerla unida no la ha dado y se está perdiendo por no darla. Por no recordar que él mismo puso en la picota su honestidad al apoyar a determinados "listos" que se lo han llevado crudo y que le hace estar bajo la lupa de la sospecha. Aquellos SMS no son precisamente aval para optar de nuevo a la Presidencia, ni de España ni del partido.

Por lo tanto, su único supuesto éxito no sólo no lo perciben quienes siguen padeciendo la crisis, sino que las inversiones que pudieran sacarnos de ellas se están frenando ante el panorama que se nos avecina, precisamente por no presentar batalla al frente atacante.

Así que la economía no mejorará de ninguna forma si no se solucionan problemas estructurales graves. Y no mejorará ni con él ni sin él, si no se ganan dichas batallas. Falta el líder que esté dispuesto a darlas. Y no vale capitalizar como éxito propio la necesaria mejora económica de quien ha empeorado hasta tocar fondo, esa se irá produciendo por inercia y como consecuencia del ciclo económico. Creceremos más que los demás porque hemos empeorado mucho más, y eso se hará incluso hasta sin gobierno.

Si las batallas que Rajoy ha dado internamente para mantenerse al frente del partido, las hubiera dado en los frentes adecuados y defendiendo lo que prometió defender, puede que aún tuviera al menos los mismos votos. Es evidente que no sólo no los tiene, sino que los ha cabreado. Y contra el cabreo no hay voto del miedo que valga.

El problema del PP se llama Mariano Rajoy desde hace mucho. Ahora también se llama así el problema de España. Si pones de guardia a quien no sólo se niega a usar su arma, sino que se desprende de ella para contar dinero, no pretendas que el enemigo no asalte el fuerte.

La justicia requiere de un revulsivo que la despolitice de inmediato. Para empezar, disolviendo las asociaciones de jueces de carácter político, como esa de Jueces para la Democracia -¿acaso los que no son miembros de esa asociación son jueces por la dictadura?-, e impidiendo por ley que se involucren en política y ejerzan como jueces. Que elijan: política o judicatura.

En cuanto a esta operación de refuerzo a Mas -y de paso al independentismo- es absolutamente intolerable y debiera cortarse de raíz. Claro que han contado con la colaboración del bocazas del Ministro de Justicia con sus declaraciones, que ya tiene bemoles.

Así que me temo que Mas volverá a ser investido Presidente de la Generalidad, él o quien él designe llegado el caso. Las CUP tienen muy difícil seguir negándole su apoyo con la presión del resto de independentistas que les acusarán de "cómplices del Estado opresor" si no le respaldan ante el "ataque" que sufre por haber puesto en marcha el procés que les ha llevado hasta aquí.

El sistema lleva haciendo aguas hace ya mucho tiempo, y nadie ha querido llevarlo a dique seco para reparar las grietas y boquetes por donde se anega, tan sólo se han limitado a pintar el casco. Pero los barcos con boquetes se hunden por muy bien pintados que estén. Y por mucho que suene la orquesta en cubierta para desviar la atención. Y aquí, como en el Titanic, no hay botes salvavidas para todos. Puede que el hundimiento comience por el de los partidos, pero ineludiblemente terminaremos en el agua todos si no espabilamos y exigimos serios cambios a todos.