jueves, 12 de noviembre de 2015

El abandono de las ratas

Homs anuncia que abandona el gobierno catalán.




El conseller de Presidencia en funciones, Francesc Homs, ha anunciado que renuncia al cargo una vez sea confirmado candidato de la coalición Democràcia i Llibertat para el 20 de diciembre.

Las ratas empiezan a abandonar el barco, parece, mientras ahora mismo en el Parlamento catalán la CUP ha dicho que se suma a la rebelión y que seguirán adelante sin respetar al Tribunal Constitucional ni a las leyes.

Estos secesionistas ya están en lo de "la ley soy yo", pero más en plan Charles Bronson en "Yo soy la Justicia" que en plan Luis XIV en lo de "el Estado soy yo". Ya sólo falta ver si alguien se pone de una vez en plan Clint Eastwood y acaba con las coñas. Que ya está bien y mucho nos están costando.

En el circo catalán ya no hay domador por lo que habrá que sedar de una vez a las fieras antes de que empiecen a liarla parda y salgan cazadores a defenderse de ellas. El problema de que el Estado no tome medidas es que puede salir quien quiera tomarlas por él, lo que nos llevaría al desastre total de la ley del más fuerte y a la desaparición del estado de Derecho.

Y Mas acaba de decir una verdad, no es broma, la ha dicho. Acaba de decir en el Parlamento catalán que considerar a Cataluña como nación es tanto como estar a favor del derecho a decidir y de querer que esa nación sea un estado; independiente, por tanto.

Así que ya saben esos tontos útiles que pretenden separar una cosa de la otra y hacer creer que lo de considerar nación a Cataluña no es una cesión a los secesionistas y un avance hacia la independencia.

Creer que eso se impedirá tan sólo por lo guapo que pueda ser el Presidente del gobierno que haya en cada momento, y de lo que enamore, es dedicar las neuronas, no a pensar, sino a hacer crecer el pelo de la cabeza. O el pelo de la coleta.
Hora de actuar, ya no vale amagar, ni hablar. Hay que sofocar la rebelión para luego poder hacerlo. Pero para hablar de como no se va a volver a repetir, no para darles regalitos para que no lo hagan.