martes, 13 de septiembre de 2005

Olvida tú

Pide Rajoy a su partido que olvide el pasado y mire al futuro. No creo bueno olvidar el pasado cuando aún no ha quedado aclarado; y ni aún así. El pasado es escuela del futuro. Es un aprendizaje para no repetir errores e intentar copiar los aciertos.

Otra cosa es estar mirando hacia atrás con tanta insistencia que dificulte el andar hacia adelante.
Si la intención de Rajoy es la de rebajar el nivel de crispación, pues que lo diga; porque si no, este borrón y cuenta nueva se utilizará por el contrario como una claudicación o lo que es peor, como algo que viene a darle la razón en asuntos aún no aclarados.

Posiblemente a nivel estratégico es lo que más conviene a su partido pero, si eso es así, está cayendo en lo mismo que ha criticado tantas veces: no es ético anteponer el interés partidista al interés general.

Y desde luego, si el olvidar supone olvidar también sus compromisos, entonces apaga y vámonos. Espero que la presentación de un Recurso de Inconstitucionalidad al cambio perpretado al Código Civil, en lo que atañe al derecho matrimonial, no sea algo que pretenda olvidar por muy incómodo que le resulte a nivel mediático. Éstos asuntos no se olvidan luego fácilmente y le puede suponer más pérdida de apoyos que ganancia de nuevos votantes.

La coherencia es más valorada en su posible electorado que la demagogia. Debería de tener más cuidado y no dejarse asustar por las modas mediáticas. El miedo no es buen consejero. Prisa y sus medios son los que han vendido la idea de un PP escorado a la derecha dura, no los hechos del partido. Eso hay que combatirlo mediáticamente; con un giro total en la política de comunicación, no realizando cambios que lo que conseguirán es darles la razón a los críticos y que se salgan con la suya. Ése era el objetivo que buscaban.

Mariano: yo no olvido; si quieres olvida tú.