lunes, 19 de noviembre de 2007

Información periodística

Dirigentes del PSE se reunieron con miembros de ETA en octubre, según un informe policial



LUCHA ANTITERRORISTA / El encuentro se celebró en una «pequeña localidad» entre Austria y Alemania / El documento «confidencial» fue enviado por el director adjunto de la Policía a los servicios antiterroristas

Dirigentes del PSE y ETA se reunieron en octubre, según un informe policial

Vota PsoeEl encuentro tuvo lugar en «una pequeña localidad entre las fronteras alemana y austriaca» la semana del 15 al 21 de octubre

Así consta en un documento «confidencial» enviado por el director adjunto de la Policía a los expertos antiterroristas

‘Pakito’ y Henri Parot habrían impulsado este contacto que puede dar lugar a «un gesto» que ayude al PSOEa ganar las elecciones

ANTONIO RUBIO

MADRID.-
«Por parte de miembros del Partido Socialista de Euskadi se continúan los contactos con miembros de la banda terrorista ETA, concretamente la pasada semana se celebró una reunión en una pequeña localidad situada entre las fronteras alemana y austriaca».


Ese es el primer párrafo de un informe o documento policial, al que ha tenido acceso EL MUNDO, que está clasificado con la categoría de «confidencial» y que ha sido enviado por Miguel Angel Fernández-Chico, director adjunto operativo de la Dirección General de la Policía, a los expertos antiterroristas.

El informe policial confidencial consta de un solo folio donde se va describiendo, pormenorizadamente, una serie de acontecimientos relacionados con la estrategia que piensa desarrollar la banda terrorista ETA en los próximos meses con vistas a las elecciones generales de marzo de 2008.

El encuentro entre los representantes de ETA y los miembros del Partido Socialista de Euskadi (PSE), según ha podido saber este periódico, se produjo durante la semana del 15 al 21 de octubre del presente año. Hay que recordar que Jesús Eguiguren, presidente de los socialistas vascos, tuvo un papel muy activo en las anteriores negociaciones con ETA y en la proclamación de la tregua de marzo de 2006.

En otro de los párrafos del documento, que quizás es el más trascendente e importante, se recoge cómo piensa la banda terrorista ETA ayudar al PSOE para que gane los comicios de marzo: «Para conseguir que el PSOE obtenga la victoria, ETA hará un gesto encaminado al fin del terrorismo en fechas próximas a las elecciones». En el informe-análisis no se concreta cuál será el «gesto» de la organización terrorista con los socialistas, pero todo los indicios apuntan a que ETA podría decretar una nueva tregua antes de las elecciones de marzo de 2008.

El documento policial ha sido remitido por el director adjunto operativo de la Policía, Miguel Angel Fernández-Chico, a los expertos en la lucha antiterrorista de la Comisaría General de Información con el fin de que estudien, primero, y emitan, después, un informe sobre el nivel de fiabilidad de la información que se adjunta. En la actualidad, la Comisaría General de Información está dirigida por el comisario Miguel Valverde, al que todos califican de «gran profesional y experto en temas de terrorismo».

El antecesor de Valverde fue Telesforo Rubio, que fue nombrado por el PSOE tras los atentados del 11-M y que tuvo como misión principal, según cuentan sus antiguos subordinados, la de «comisario político» del partido que lo nombró y «controlador de las investigaciones del 11-M».

El comisario Valverde también tiene en la Comisaría General de Información otras unidades o grupos tan importantes como la Unidad Central de Información Exterior (UCIE), que es la que se encarga del terrorismo exterior, especialmente de los grupos islamistas y yihadistas; la Unidad Central de Inteligencia (UCI); la Unidad Central de Inteligencia Interior (UCII), cuya función principal es el terrorismo de ETA, y la Unidad Central Operativa de Apoyo (UCAO), que se encarga de los trabajos más delicados como seguimientos, grabaciones y un largo etcétera. En el documento policial, que fue calificado como confidencial cuando llegó a manos del comisario Valverde, también se informa de que «hasta el mes de marzo, fecha de las elecciones, ETA realizará actos terroristas pero que en ningún caso causará muertos».

[El diario El País informaba ayer de que ETA había distribuido unos manuales entre sus bases donde informaba e instruía cómo atacar objetivos, pero siempre sin causar muertos. El objetivo principal es sabotear la línea del tren de alta velocidad AVE a su paso por el País Vasco y para ello tienen que atacar la maquinaría pesada y las grúas].

El análisis o información reflejado en ese documento-informe policial subraya los motivos por los que ETA, aparentemente, no quiere causar muertos con sus atentados: «Ya que la única esperanza de la banda es que el PSOE gane las elecciones, tras las cuales tienen posibilidades de llegar a un alto el fuego consiguiendo buena parte de sus objetivos y la liberación de los presos».

El apartado sobre los presos es el que ocupa mayor espacio en el informe-análisis policial al que ha tenido acceso EL MUNDO. En uno de sus párrafos, el informador o analista que ha confeccionado el documento aclara el momento, situación e importancia que tiene el colectivo de los presos de ETA dentro del proceso de negociación: «Los verdaderos interlocutores de la banda terrorista serían Henri Parot y Francisco Múgica Garmendia (Pakito) y que el colectivo de presos es quién [sic] la última palabra en las negociaciones».

[El pasado jueves, la cadena Ser abrió sus informativos con la noticia de que ETA había consultado a sus presos, a través de los abogados de la banda terrorista, sobre una nueva campaña de atentados y sobre cuándo sería el momento oportuno: en precampaña o en la campaña de marzo de 2008. Es decir, los presos, como indica el documento policial, siguen teniendo un importante peso en todo el proceso de negociación y de toma de decisiones].

El pasado día 8, el etarra Juan Antonio Olarra Guridi, que llegó a ser el máximo responsable del aparato militar de ETA entre febrero de 2001 y septiembre de 2002, utilizó su derecho de última palabra ente el tribunal que lo juzgaba en la Audiencia Nacional para recordar y proclamar que «todavía está encima de la mesa la propuesta de solucionar el conflicto». Fue un claro y directo alegato a favor del diálogo y la negociación entre ETA y el Gobierno.

El comentario sobre el colectivo de los presos que aparece en el informe confidencial acaba de la siguiente manera: «Dos razones son las que justifican lo expuesto, en primer lugar porque tienen un gran peso en número, ahora son aproximadamente unos 800, a los que hay que sumar sus familiares, y en segundo lugar por la capacidad de liderazgo de los internos».

Pakito y Parot, que en la actualidad están cumpliendo condena, han sido dos destacados miembros de ETA. Múgica Garmendia fue expulsado de la banda en julio de 2005 por suscribir una carta, junto a otros seis reclusos, crítica con la estrategia que estaba llevando a cabo ETA. Parot, que nació en Argelia y tiene nacionalidad francesa, fue miembro del comando itinerante de ETA, y tiene varias condenas por asesinato.

El informe termina con una reflexión o análisis sobre el momento actual: «Todo ello es debido a que la situación actual tanto en el País Vasco como en el resto del país demuestra a la banda terrorista que no es posible continuar con la violencia». Y concluye: «Para ello necesita un interlocutor dispuesto a ceder en parte de sus pretensiones y de esa manera agradar y conformar a sus seguidores y no dar la impresión de haber sido derrotados». EL MUNDO ha podido saber que el documento se encuentra en la actualidad en fase de estudio y análisis y que los especialistas están intentando localizar la «pequeña localidad situada entre las fronteras alemana y austriaca» donde se produjo el encuentro.

FOTO TITULADA LOPEZ Y EL MURO

Curiosamente, el líder de los socialistas vascos, Patxi López, se mostró ayer ofendido con la líder del PP vasco, María San Gil, por sus «ataques» al PSOE por sus contactos con ETA. «Lo mismo que ETA se estrelló contra el muro de la fortaleza del Estado y del PSOE, el PP se estrella contra la dignidad de los socialistas», dijo.

Una larga historia de contactos

MARCOS IRIARTE

El anterior periodo de tregua y negociación se gestó en tres fases. Durante dos años, liderados por el socialista Jesús Eguiguren, el PSE puso los cimientos al proceso con varios encuentros con, entre otros, el dirigente de ETA 'Josu Ternera'.

Fruto de esos encuentros (el último el 22 de marzo de 2006) se pactó la creación de dos mesas de negociación: una política, con Batasuna, y otra entre el Gobierno y ETA directamente. También se pactó el preámbulo del anuncio del alto el fuego.

Durante el cese de atentados, el Gobierno mantuvo al menos cuatro contactos directos, además de intercambio de misivas. Apenas dos semanas después del último encuentro Gobierno-ETA, la organización terrorista colocó un coche bomba en la T-4 del aeropuerto de Barajas que acaba con la vida de dos personas.

Tras esta acción, ETA hace llegar una nueva carta, en febrero, a Rodríguez Zapatero, tras la que se produce un nuevo encuentro, sin carácter oficial, al que asiste un único emisario del Gobierno. Exige a ETA que emita un comunicado en el que deje clara su «renuncia» a cometer cualquier posible atentado.

En abril se produce una nueva reunión, preparatoria de las conversaciones que Gobierno y ETA mantendrán en Ginebra y en la que la banda terrorista pone sobre la mesa un documento con una nueva propuesta. A pocos días de las elecciones del 27 de mayo, tienen lugar en Ginebra, de forma paralela, conversaciones entre Gobierno y ETA y PSOE con Batasuna, que terminan sin acuerdo, en presencia de varios «mediadores internacionales», incluidos miembros del Sinn Feinn