jueves, 1 de noviembre de 2007

Sentencia del 11-M

Las víctimas, descontentas con la sentencia.

Pilar Manjón: "Hacemos una valoración positiva de los hechos probados. Sabemos lo que estalló y la autoría etarra ha decaído. El fallo nos parece flojo, las condenas nos parecen cortas y recurriremos".

Bueno, me parece bien que recurran porque les parezcan cortas las condenas, pero son a las que se ha podido condenar a los que se ha encontrado culpables de los delitos que se les han podido probar. Si la instrucción hubiese sido una buena instrucción puede que las cosas resultaran distintas. Pero es evidente que esta mujer no quiere ni oir hablar de seguir investigando para saber quienes fueron los verdaderos organizadores de la muerte de su hijo y de cientos de víctimas más.

Ya sólo en su frase se evidencia el error cuando asegura que sabemos lo que estalló. Lo sabrá ella, porque ni el Tribunal* ni los demás lo sabemos. Según la sentencia no se sabe lo que estalló, tan sólo dice que fuera lo que fuera, "toda o gran parte" de ella "procedía de Mina Conchita". Es evidente que Manjón tiene una teoría determinada sobre lo que ocurrió y es la que quiere imponer. Pero niega ese derecho a otros.

El que la sentencia no cierra el asunto está muy claro. No estaban todos los que son. Pero con las pruebas obtenidas no se podía hacer otra cosa. Tampoco se intentó obtener más.

* El tribunal reconoce que ignora cuál es el tipo de dinamita que estalló en los trenes, pero está seguro de que "toda o gran parte" de ella "procedía de Mina Conchita", la mina asturiana en la que trabajaron los procesados Emilio Suárez Trashorras, finalmente condenado como cooperador necesario de la masacre a 34.000 años de prisión, Raúl González, condenado a cinco años por suministro de explosivos, y el vigilante Emilio Llano, absuelto.
Reconoce entonces que pudo haber explosivo que procedía de otro lugar, pero considera que no eso no resta ni un ápice de valor probatorio en su fallo.
También considera probado que toda la dinamita hallada en el piso de Leganés y en el desescombro del mismo procedía de Mina Conchita.
El tribunal considera probado que la dinamita que estalló en los trenes fue Goma 2 ECO y Goma 2 EC. Tiene en cuenta que en Mina Conchita había explosivo de los dos tipos y que Trashorras pudo suministrar ambos a los terroristas. También que en los análisis de todas las muestras tomadas se descubrió dinitrotolueno (DNT), componente de la Goma 2 EC, y ftalato de dibutilo, componente de la ECO. "La Goma 2 EC seguía circulando en 2004", ha recordado el presidente del tribunal en la lectura del resumen de la sentencia.

(Extracto de la sentencia):
La conclusión probatoria expuesta en los apartados 5 y 8 de los hechos probados, de la que es reflejo el párrafo anterior, puede desglosarse en cuatro premisas:

  1. El explosivo utilizado por los terroristas fue, en todos los casos, dinamita plástica -"tipo goma"-.
  2. No se sabe con absoluta certeza la marca de la dinamita que explotó en los trenes, pero toda o gran parte de ella procedía de mina Conchita.
  3. Se sabe que la que se usó y se encontró en Leganés y en la vía del AVE era GOMA 2 ECO sustraída de mina Conchita.
  4. La falta de determinación exacta de la marca de la totalidad del explosivo no impide llegar a conclusiones jurídico-penalmente relevantes respecto de la intervención de los procesados en los hechos enjuiciados y su consiguiente responsabilidad criminal.