martes, 4 de diciembre de 2007

¿Y Rajoy irá?

Zapatero y el Gobierno se han bajado de la manifestación.

Irán Caldera y Chacón, pero no en su calidad de miembros del Gobierno sino como dirigentes del PSOE. O sea, que el Gobierno propicia una manifestación "unitaria" y una vez que se apuntan los demás, va y dice que no va. Muy bonito.

Por parte del PP es seguro que Acebes y Zaplana acudirán. Muy bien, nada que objetar. También han acudido a las manifestaciones de las víctimas. Pero Rajoy no acudió a la última manifestación de la AVT, y esta asociación de víctimas ya ha dicho que no acudirá si el Parlamento no revoca la autorización para negociar con los asesinos. El pobre Rajoy no tiene malicia alguna, va de bueno y de tonto, y por eso se la han vuelto a pegar. Ahora veremos a ver qué hace. En la cúpula del PP hay presiones para propiciar un acercamiento al PSOE y claudicar olvidando todo lo que este partido ha hecho y sigue haciendo para apartarlo de la vida política. Hay presiones para claudicar, para bajar la cabeza y poco menos que hacerse perdonar el ser de derechas; como si eso fuese un pecado.

Esos mismos que presionan en ese sentido son los que presionan para que Rajoy esté en la manifestación, en donde no estará ni el Gobierno ni su presidente. Y en donde no estarán ni la AVT ni el Foro de Ermua, principales bastiones y representantes de la dignidad y justicia para las víctimas de ETA.

A la vista de lo visto estos días, los mass media tienen ya su carnaza: buscar a los exaltados que increpen al Gobierno o a miembros del PSOE para vender la idea de que los que están con las víctimas son unos extremistas. De momento ya venden la idea de que el PP "ha vuelto" al redil, cuando es evidente que es el redil el que ha cambiado -aunque sólo sea de forma retórica- al pedir ahora "la derrota" de ETA. No es pues el PP quien cambia, sino los demás los que dicen hacerlo, aunque no hay quien se lo crea.

Pero lo que es evidente es que la manifestación ya nace deslucida. Sin Zapatero, es previsible que sus socios enviarán a figuras de tercera fila. Los únicos que mantendrán una representación de primera fila será el PP, aunque yo de poder aconsejar a Rajoy, le aconsejaría que la viera desde casa.