miércoles, 9 de enero de 2008

Y ahora, Cebrián.

El Consejero Delegado de Prisa se suma, y con virulencia, a la histeria laicista.

Sí, es el mismo que se encargó de retransmitir la agonía de Franco. El mismo que se encargó de retransmitir las largas colas de quienes rendían homenaje a su cadáver en la Capilla Ardiente. El mismo que se encargó de retransmitir su funeral, su entierro, el "duelo de una nación".

Sí, el que acudió a esos actos de Estado -con liturgia católica- con el rostro compugnido de dolor. El último gran propagandista y publicitario del franquismo. El último director de TVE que tuvo Franco.

Ese mismo es el que hoy va de todo lo contrario. Quizás para hacerse perdonar.

Y por aquí hay quienes, desde su más absoluta ignorancia, dicen ver franquistas en otro lado y siguen las directrices de este otrora franquista de pro y convertido en el gurú del PSOE.