lunes, 22 de septiembre de 2008

¿Enérgica condena?

Suena hipócrita viniendo de los que son responsables de que ETA esté en las Instituciones.

Tengo amigos en el País Vasco. Dicen que allí hay muy buena gente. Me recuerda lo que decían los alemanes que vivían bajo el régimen de Hitler, pero que no votaron otra opción y miraban hacia otro lado para no ver la realidad. En el País Vasco, les guste o no a estos amigos, la mayoría está con ETA, o con quienes defienden los mismos postulados, o con los que apoyan a los partidos en donde se refugian los etarras para vivir del presupuesto, o con quienes se sientan a negociar con los terroristas para que dichos partidos se puedan presentar a las elecciones, o al menos en una postura muy tibia respecto a la total falta de libertad en que se vive allí. Nadie que vote a un partido nacionalista vasco, o a la llamada izquierda abertzale, puede decir en serio que está contra los asesinos, y para mí son tan hijos de puta, cobardes y miserables como los de la pistola en la nuca. Y hoy por hoy, desgraciadamente, son mayoría.

Ya está bien de paños calientes y de poner buena cara a los hipócritas que han permitido que la ETA cumpla ya cuarenta años. Ya está bien de mandar a sus hijos a una universidad que se pone al servicio de los asesinos y se presta a que consigan fraudulentamente titulaciones que les sirvan para reducir penas, y no protestar contra ello. Ya está bien de hacer compras en empresas cuyos beneficios van directamente a apoyar la causa etarra. Y ya vale de declaraciones rimbombantes sobre la cárcel que le espera a los asesinos, cuando lo dicen los mismos que lo primero de lo que hablan es de poner a los presos etarras en la calle a poco que la ETA hable siquiera de alguna siempre falsa tregua.

Si de verdad se quiere protestar enérgicamente lo primero que hay que hacer es dejarse de protestas vacías y actuar. Y actuar dentro de la ley si la ley permite actuar, y si no lo permite, cambiar la ley para que lo permita. Pero no es el caso; la legislación contempla cómo actuar en estos casos. Con la ley en la mano se pueden disolver los ayuntamientos formados por gentuza que están en partidos ahora declarados ilegales por ser ETA. Eso sí es actuar enérgicamente, y no el salir en la tele haciendo aspavientos con las manos y poniendo cara de anuncio de Netol.

Los vascos debieran de recuperar la valentía y decir claramente que no apoyarán opciones coincidentes con lo que piden los asesinos. Al menos mientras estos asesinos sigan existiendo y actuando. El propio gran cínico Ibarreche, dijo que su propuesta estaba condicionada a la ausencia de violencia. Ya no se le ha vuelto oír decir aquello.

Así que ya vale de escurrir el bulto; los vascos tienen su responsabilidad en lo que está pasando. Y el resto de los españoles también. Precisamente por votar a quienes permiten que pase.


La AVT convoca, junto a COVITE y Foro Ermua, a todos los ciudadanos a concentrarse mañana 23 de septiembre en memoria del brigada Luis Conde asesinado esta madrugada por ETA