jueves, 9 de octubre de 2008

Adhesión inquebrantable.

Zapatero decide sin consultar y exige apoyo sin condiciones.

Los bancos y cajas se han comprometido de forma excesiva e irresponsable en créditos a gigantes inmobiliarios, de los que han tenido que aceptar inmuebles como parte de sus pagos para no considerarlos morosos, pues ello les haría ir a ellos mismos a la ruina. Tienen una deuda externa que han dedicado en un alto porcentaje a financiar negocios inmobiliarios que valen mucho menos que lo contabilizado, y que además son créditos que no están pudiendo recuperar. Deuda que hay que devolver y de la cual lo que hay que devolver el año que viene rondará los 90.000 millones. El propio Banco de España les dice que no dediquen sus recursos a créditos sino que dediquen la liquidez a pagar deuda.

Hay multitud de pequeñas Cajas de Ahorros que no podrán de ninguna forma salir del hoyo en el que se han metido a causa de la particular subprime española, y que no es más que un a su primo, que suena parecido pero que no tiene nada que ver, pues lo refiero al tremendo balón de crédito basura otorgado como favores a los muchos amiguitos de quienes controlan políticamente dichas cajas y que las gerencian sin criterios económicos sino políticos.

Ese problema no se soluciona con inyecciones sino con fusiones y absorciones por entidades saneadas, o por la compra de activos y adquisición de las carteras de clientes por dichas entidades. La legislación vigente impide la absorción de Cajas de distintas regiones, e incluso que la banca adquiera Cajas de Ahorro. Si se quiere corregir el problema habría que legislar para corregir esa situación. O bien aplicar la segunda opción de la compra de activos y la desaparición de las Cajas problemáticas.

Pero lo que no parece muy creíble, y desde luego sí muy poco democrático, es que Zapatero se reúna con las seis personas más ricas de España y salga con la decisión personal de ayudarles con el dinero de todos. Y sin consultar con nadie. Y además, sin querer dar explicaciones de ningún tipo, hasta el punto de exigir a la oposición su adhesión inquebrantable y sin condiciones. Y mintiendo sobre la finalidad de dicha operación. Y sobre la operación misma, pues los activos que dice sanos no es que sean sólo tóxicos, es que están envenenados, pues no valen ni la mitad de lo que dicen los libros. Si fueran sanos la banca no tendría problemas en colocarlos.

Y estamos hablando del 5% de PIB, de un esfuerzo proporcionalmente superior al que Bush ha pedido a los americanos. Pero allí se ha discutido en todos los niveles y se ha mirado con lupa. Aquí el Parlamento no ha existido en la decisión que ha tomado Zapatero. Ni existirá en el control de la compra de activos ni en el posterior que vigile a qué se destinará el dinero dado a cambio. La decisión del Presidente ha sido tomada conjuntamente por y para los más ricos, y además ha mentido cuando ha dicho a qué se va a dedicar nuestro dinero. Si su anuncio tuviera la más mínima credibilidad, la bolsa no se habría desmoronado como lo ha hecho hoy. Y evidencia el cada vez mayor temor a una crisis bancaria, precisamente porque Zapatero dice que no sucederá.

Pero este iluminado que tenemos por presidente llega a más, y se dirige a la Prensa para decirles que cuidadito con lo que dicen, que todo lo concerniente a la crisis hay que tratarlo como materia sensible. Ya saben, nada de informar de la verdad, que ya se sabe que la verdad no es optimista y no crea confianza. Y ya lo creo que la verdad no creará confianza sino que quitará la poca que ya le queda a Zapatero. La verdad es incompatible con su imperio. Y no le importa que salga a la luz a la larga, porque él sabe que puede gestionar perfectamente la mentira; la crisis no.

Si de verdad se quiere ayudar a las familias, que baje los impuestos en vez de subirlos como va a hacer. Y si quiere ayudar a la pequeña y mediana empresa, que recurra al ICO, Instituto de Crédito Oficial, que otorga sus créditos a la mitad de precio que la banca. No, lo que va a hacer es ayudar a los amigos, a los ricos que no han gestionado bien sus negocios privados y que ahora quieren cuadrar sus balances con nuestro dinero. Al igual que ya están haciendo las Corporaciones Locales en manos del PSOE con los grandes promotores al comprarles suelo para darles liquidez. Ellos le recompensarán con su ayuda para que siga ganando elecciones.

No hace mucho que tildé a nuestro sistema de plutocracia, hoy se hace evidente. Es una plutocracia que se vale de la partitocracia de estructura piramidal en la que hemos derivado, para conseguir su beneficio. Y desde luego, se sirve de los políticos con capacidad de manipular y de hacer ver lo negro blanco, además de carecer absolutamente de principios éticos y morales.