martes, 13 de enero de 2009

Mentiras al descubierto

Israel estará representada por una palestina en Eurovisión.

La manifestación que el PSOE apoyó el pasado domingo en Madrid, acusaba a Israel de genocidio. Poco se compadece con eso el hecho palpable y demostrable de que hay miles de palestinos israelíes que no tienen nada que temer por su condición de palestinos. No ocurre lo mismo cuando se trata del terrorismo de Hamás o de Hezbolá, ambos financiados por Irán, que quieren acabar con los israelíes por el hecho de serlo, lo que sí constituye una intención genocida. Hoy, hasta El Pais critica dicha manifestación; el posicionamiento del PSOE; y la instrumentalización electoral que hace Zapatero del sufrimiento palestino.

En el caso de Irán, sus intenciones han sido repetidas en multitud de ocasiones: acabar con el Estado de Israel, incluso usando armamento nuclear cuando lo tengan. Pero esto no interesaba a los manifestantes del otro día, que a la vista de lo visto, apoyaban al terrorismo palestino y no al pueblo palestino. El terrorismo de Hamás ha causado multitud de muertos palestinos, y ha asesinado a muchos de sus compatriotas para hacerse con Gaza. Hamás se hizo con Gaza a la fuerza y matando a los palestinos que se oponían a ellos, pero eso se obvia.

Son los terroristas de Hamás quienes con sus ataques a la población civil israelí provocan el contraataque. Y son ellos quienes hacen eso desde posiciones civiles. Y quienes llenan de niños lo que saben objetivos de Israel, por ser desde donde los terroristas atacan y en donde almacenan sus armas. Y son estos terroristas los que impiden el desalojo de dichos objetivos. Ellos son quienes buscan víctimas entre civiles y niños, pues las rentabilizan muy bien entre estos manipulados que salen a la calle al lado de terroristas.

Pero la realidad es otra. Israel se defiende, claro, y no se queda parado a causa de las artimañas de los terroristas. Si lo hiciera, ya habría desaparecido. Y lo hace de forma proporcionada, por seguir el descerebrado argumento que se usa en su contra, dado que es un Estado de ocho millones de habitantes, rodeado de miles de millones de árabes que no quieren que exista tal Estado. Hezbolá no es otra cosa que uno de los brazos de Irán, quien en absoluto busca la creación de un Estado Palestino, sino la desaparición del de Israel. Por eso su respuesta es proporcional, pues la amenaza a la que está sometido Israel es nada más y nada menos que su aniquilación. Y así aparece en la propia Carta por la que se creó Hamás.

Israel avisa de sus ataques y pide a los civiles que se alejen de Hamás, de sus almacenes y de los sitios que usa para atacar. Si no lo hacen no puede ser más que por una de estas dos razones: porque se les impide, o porque no quieren. Que los terroristas han impedido desalojos es algo probado. Y el que existen islamistas fanáticos no es nada nuevo, y no dudarían en inmolarse para alcanzar su cielo. Quedarse a esperar el contraataque es una forma de hacerlo. Se les convence de que así servirán de cebo para matar infieles y ya está. Lo hacen incluso haciéndose acompañar de sus hijos. Otros los envían, incluso siendo niños, con cinturones explosivos contra los civiles de Israel. Esto de quedarse hasta sería más cómodo; es el martirio a domicilio, sin tener que viajar ni pasar controles policiales. Algo así como un Tele-Mártir que les hará ganar su particular cielo. ¿Parece un dislate? ¿Y qué es, si no, el uso continuo de niños para sus fines?

En Israel vive mucha población palestina, y tienen la nacionalidad israelí, como no podía ser menos. Contra esos palestinos lucha Hamás. Esos palestinos israelíes no están con los postulados de Hamás ni con los de quienes se manifestaron el domingo diciendo que lo hacían en nombre de los palestinos. No es cierto; lo hacían contra Israel, o sea: a favor de los postulados de Hamás e Irán.

Israel enviará a Eurovisión a un dúo femenino. Una es judía, Noa, y otra palestina, Mira Awad. Las dos son israelíes. Las dos representan a Israel. A ningún israelita se le ocurre pensar en matar a la palestina por ser palestina. Hamás sí lo haría por el hecho de que es israelita. Y van a Eurovisión, no a un festival de la liga árabe; y cantarán en Moscú, no en Teherán. Es por los que se creen pertenecientes a dicha "civilización" siendo europeos.

Recordemos las palabras de Golda Meyer: "Podremos perdonaros por matar a nuestros hijos, pero nunca por obligarnos a matar a los vuestros. Sólo habrá paz cuando los palestinos amen a sus niños más de lo que odian a los judíos".