martes, 3 de marzo de 2009

"Solidaridad" sindical.

"Hay que recuperar Madrid como sea." (José Luis Rodríguez Zapatero)

Mientras Pepe Blanco pide que se aumenten en España los contratos a tiempo parcial, los sindicatos de su cuerda planean convocar huelga en el Metro de Madrid -finales de marzo y primero de Abril- para exigir que se acabe con ese tipo de contratos. Y además, con la que está cayendo, exigiendo una subida salarial muy por encima del IPC. Eso se llama tener solidaridad y coherencia en el lenguaje de moda de decir una cosa para definir todo lo contrario.

Y ya es curioso que se convoque dicha huelga precisamente en Madrid, donde gobierna Esperanza Aguirre, y por unos trabajadores absolutamente privilegiados, en comparación con el resto de trabajadores que ven peligrar sus puestos de trabajo día a día, con la amenaza de ir a engrosar las colas del INEM. Así que los sindicatos deciden ayudar a que la vida se les haga aún más difícil, al impedirles acudir a sus trabajos con normalidad; o amargándoles los momentos de asueto.

O sea, que los trabajadores que tienen un trabajo y una estabilidad que ya quisieran otros, no sólo exigen más de donde no hay, sino que además perjudicarán a los demás chantajeando para conseguir lo suyo. Eso es lo que son los sindicatos hoy en día: una panda de hijos de puta apoltronados y que utilizan políticamente a los trabajadores. A los trabajadores sólidos, claro; a los que están en precario y su huelga no perjudica políticamente a la oposición, que les den.

Y es muy posible que la hagan coincidir con Semana Santa, a ver si así joroban el turismo aún más de lo que ya lo hace la crisis. Habría que salir a la calle a protestar por la pésima gestión de la crisis; pero también para protestar por la postura de unos sindicatos, más pendientes de actuar políticamente a favor de sus intereses que de defender los intereses de los trabajadores.

Claro que con este ejemplo todo es posible, vean: