miércoles, 17 de noviembre de 2010

No sabe, no contesta

El Gobierno se empeña en tapar, e incluso apoyar, a Marruecos en su atropello a los derechos humanos y en la usurpación del papel de potencia administradora del Sahara -que legalmente aún es el nuestro, y que nos convierte en traidores al pueblo saharaui-, amparándose en la falacia de que no tiene datos.

Si tras el tiempo transcurrido tras el ataque marroquí, eso es todo lo que la Ministra de Exteriores tiene que decir al comparecer en el Congreso, entonces podríamos exigir la desaparición de todo el cuerpo diplomático y de las agencias de información estatales, por ineficaces. Pero me temo que no es eso lo que sucede y lo que habría que exigir es la dimisión del Gobierno en pleno, al tiempo que se piden explicaciones al PSOE por su enésimo cambio de posición en lo que eran sus principios inamovibles.

Las declaraciones de la Ministra de Cultura, Gonzáles Sinde, sobre la manifestación de apoyo al pueblo saharaui y de condena a Marruecos, evidencia un sectarismo que va más allá de lo político, y que la descubre tan desconocedora de los derechos de cada cual como de lo que significa la democracia. Dice la Ministra que el hecho de que en dicha manifestación coincidieran los Bardem con González Pons, destacado cargo del partido de la oposición, tendría que darnos que pensar.

A mí lo que me da que pensar es esa actitud antidemocrática que pretende descalificar la protesta tan sólo porque desde el PP también se protesta. Esta visión antidemocrática de la sociedad es lo que nos lleva al increíble ejercicio de acrobacia del Gobierno y al desnorte del PSOE.

Una protesta contra el atropello de los derechos humanos, y por el uso desmedido de la violenecia por parte de un régimen autocrático y dictatotrial, no se puede descalificar por quienes acudan a dicha protesta, ni siquiera aunque entre ellos acudan gentes de ideología contraria a la democracia. Mucho menos si quien asiste pertenece a un partido democrático que, además, es alternativa de gobierno. Le guste o no le guste a esta sectaria Ministra. Y por mucho que le disguste al zapaterismo que los de la Zeja protesten al lado de quienes protestan por un ataque contra los derechos humanos.

Y la llamo sectaria porque actúa sectariamente, no porque sea mujer; no vaya a ser que luego salgan con la eterna cantinela del machismo, como cada vez que se critica lo que hace una mujer en el desempeño de un cargo al que accede por su supuesta capacidad personal, no de género. Lo digo porque este tipo de gente es capaz de convertir en más importante esto que el asunto de fondo que motiva mi comentario.

¿Dónde está el PSOE y sus principios? ¿Dónde sus compromisos con los saharauis? ¿Dónde su defensa de los derechos humanos? ¿Qué le deben a Marruecos para tapar sus más que supuestos atropellos a los derechos humanos y a la legislación internacional? ¿Dónde su adoración por las resoluciones de las Naciones Unidas?

Y sobre todo: ¿qué sabe Marruecos para que el Gobierno le pague con un no sabe no contesta quizá esperando reciprocidad? ¿Cómo se permite que se acuse a la prensa española de inventarse que una intervención pacífica es otra cosa? ¿Tal vez tan sólo porque han muerto unos pobres saharahuis y un español con nombre extranjero?

Ahora Marruecos trata de maquillar lo ocurrido e incluso presentarse como atacado. Claro que lo hace impidiendo que los informadores hayan podido informar, y sin permitir el acceso a la prensa. Si no hay nada que ocultar, ¿porqué lo ocultan?