jueves, 5 de mayo de 2011

Hijos de puta en las elecciones

El Constitucional permitirá que Bildu se presente a las elecciones.

Pues parece que sí, que -si algo extraordinario no lo impide- estarán los hijos de puta etarras en las elecciones. Unos hijos de puta nos han tomado el pelo para que así sea. Son los hijos de puta que negocian precio político con los terroristas mientras dicen que no lo hacen. Otros hijos de puta van a enmendar la plana al Supremo, por cuestiones políticas y partidistas, para decirnos que esta Constitución permite que los asesinos se presenten a las elecciones, mientras a las víctimas se les tacha de antidemocráticas. Y serán elegidos por otros hijos de puta en nombre de lo que todos estos hijos de puta llaman democracia.

A Hitler lo eligieron con una amplísima mayoría y eso no hizo que dejara de ser un asesino hijo de puta. Luego, en una parte de su país, dividido tras la derrota del régimen que instauró, se creó la República Democrática Alemana bajo el mismo concepto de democracia de estos antedichos hijos de puta. Una democracia que mataba a quienes simplemente se querían ir del país y cruzaban el muro que se lo impedía..

Todos estos que ahora aplauden con las orejas para que los asesinos estén en las instituciones -que sigan estando, pues ya están- y que cobren de todos nosotros, son tan hijos de puta como aquellos que miraban para otro lado mientras Hitler hacía de las suyas. Igual que los que miraban para otro lado mientras los demócratas de su cuerda asesinaban a quienes querían pasar la frontera de aquel otro democrático Estado.

Ahora se ha impuesto la política a la Justicia, se ha subordinado ésta a aquella en nombre de ese concepto de democracia. Se consagra la eliminación del principio de la separación de poderes. Lo opuesto a la democracia se dice que es democracia.

Esa democracia no la quiero, no es democracia. Democracia no es votar cada cuatro años. No. Es mucho más. Y Justicia no es premiar a los asesinos para que puedan ser elegidos para vivir de nuestro dinero. No es ser libre el tener que votar a quien te puede pegar un tiro si no lo haces. Y cuando no se vive en libertad ni en democracia, es lícito luchar por ella. Hasta los musulmanes lo están haciendo.

Mientras Obama dice que ellos mataron al terrorista Ben Laden en nombre de las víctimas, aquí ¿en nombre de quién se eleva a los altares de la democracia a los asesinos? ¿Y en pago de qué? ¿O se está esperando que las negociaciones, que seguro continúan, lleguen hasta el punto de ofrecer el espejismo de un fin de ETA sin derrota? Hay una hoja de ruta que apunta a ello. Y eso podría ser lo que espera el PSOE para recuperarse electoralmente de cara a las Generales.