viernes, 27 de mayo de 2011

Zapatero señala a Rubalcaba como su sucesor.

Rubalcaba, el ungido.

Pues ya ven, la insistencia de Zapatero en que las Primarias es algo muy democrático, le ha llevado al esperpento de designar sucesor y Primarias al tiempo. O sea, ya ha designado quien va a ser su sutituto y sigue diciendo que, como es lo democrático, va a convocar primarias con él solo para que lo elijan por narices. Esto ya es el colmo del esperpento.

A estos les da lo mismo lo que está pasando, siguen tomando el pelo a todos sin pudor alguno. Y a los primeros a quienes se lo toman es al conjunto de sus militantes. Cualquier cosa con tal de no convocar lo más democrático: un Congreso Extraordinario. Pero no, aquí que decidan unos pocos, precisamente los mismos que tendrían que dimitir si se convocara dicho Congreso.

La declaración de Blanco ya es para avergonzarse. Es de vergüenza ajena el que ahora lo mejor sea lo contrario de lo que era mejor hace tres días. Si tan claro estaba el que era Rubalcaba el que cumplía todos los requisitos y el mejor de los mejores, ¿porqué Zapatero alentó a Carmen Chacón para presentarse? ¿Y porqué el propio Blanco presentaba eso como el súmun de la democracia interna?

Que tienen cara dura no es nuevo. Que se aferren a sus cargos, tampoco. Que mientan, lo normal. Pero lo de hacer el ridículo parecía sólo patrimonio de unas pocas Leyres, Aídos, Sindes y demás. Ahora es patrimonio común del PSOE. Los socialistas serios están de luto. Esto puede ser el entierro de su querido partido.