martes, 25 de octubre de 2016

El tonto real.

"Viene un ciclo de movilizaciones sociales...
pero no están dirigidas por nosotros"

Para alcanzar cargo de responsabilidad no debiera ser mérito la estulticia adolescente por mucho título que se posea que, en este caso, más parece certificado de denominación de origen. De Tontuna, exactamente.

Debiera exigirse experiencia en el mundo laboral, autónomo o empresarial. Saber que dos más dos son cuatro no significa que se sepa cómo conseguir esos sumandos. Tampoco vendría mal algo de experiencia vital. No se ven las cosas del mismo modo cuando se anda de copas tonteando o buscando pareja que cuando se tiene un proyecto común con alguien. Mucho más aún si se tiene descendencia. Eso de que los hijos pretendan enseñar a sus padres a hacer hijos no parece muy sensato.

Porque si decir y hacer tonterías forma parte del proceso natural de aprendizaje y de madurez a nivel individual, cuando se hace desde atalayas subvencionadas para ello y con poder de convocatoria, los porrazos nos afectan a todos los que ya hemos curado nuestros golpes y cardenales. Cada cual es libre de romperse una pierna intentando saltar vallas, pero no de rompérsela saltando sobre otros a los que también magulla.