jueves, 26 de enero de 2017

¿Periodistas o propagandistas?


Desde la llegada de Trump a la presidencia, los tertulianos, periodistas y "creadores de opinión" varios de nuestro país se han embarcado en una desaforada campaña contra él que no repara en nada. Valen tanto las intoxicaciones, invenciones, falacias e incluso medias verdades con tal de darle leña al mono. Los epítetos dirigidos al Presidente de EEUU son insultantes y descalificadores, lo de facha, ultra y demás se oye y lee por doquier.

Y es que no aprendemos. Si con el desdén de Zapatero a la bandera y el posterior abandono de las tropas de Irak, incumpliendo todos los acuerdos, hizo que las relaciones llegaran al punto de que casi se desmantelan las bases en España para instalarlas en Marruecos, ya veremos a dónde nos lleva esto. Si lo primero ya hubiera sido malo, lo segundo hubiera sido desastroso para nuestros intereses.

Hemos llegado al esperpento de que nuestro Ministro de Asuntos Exteriores diera por buena una parte de esa campaña de desinformación y se quejara en público del "maltrato" al idioma español, en lo que no era más que un proceso de creación de la nueva web de la Casa Blanca. Para luego rematar con un nuevo esperpento más y, en vez de recular y reconocer la falacia, insistir en ella diciendo que gracias a esas protestas se va a corregir el asunto. Mentira, el "asunto" -la construcción de la nueva web- incluía la posibilidad de verla en español, idioma de más de cincuenta millones de estadounidenses.

Ahora se sigue insistiendo en otra construcción, la del muro con Méjico. Y se presenta como cosa nueva e idea de Trump. Pues resulta que ese muero existe desde hace casi treinta años y ya protege la mitad de los 3.200 km. de esa frontera entre muros, vallas y accidentes naturales insalvables. Ya hay 1.050 km. de muro. Lo que va a hacer Trump es terminarlo y reforzarlo. Poner el grito en el cielo desde aquí es un ejercicio de hipocresía increíble, pues nosotros sí tenemos muros para impedir la entrada ilegal de inmigrantes.

Se dice que esos muros matan. No es cierto, lo que mata es intentar saltarlos ilegalmente. Lo que mata es el efecto llamada que se lanza desde una parte del muro que hace que jugarse la vida pueda valer la pena. Eso es lo que mata. Aquí, en Europa, tenemos un muro natural: el Mediterráneo. No es el mar el que mata sino las mafias que hacen que se adentren en él sin protección suficiente aquellos a los que les hacen creer que merece la pena jugarse la vida para llegar al paraíso en la tierra. 

Pero eso es otro debate, a lo que me refiero es que ya no se puede dar crédito a las informaciones que se refieren a Trump y a su administración, pues más que informaciones son parte de la campaña contra él. Campaña absolutamente interesada pues Trump en su afán de mejorar la vida de los estadounidenses y de dedicar sus recursos a ellos mismos y no a defender a otros, logrará que los demás vayamos a tener que cuidar de nosotros mismos. Y eso cuesta dinero. 

El problema es que "papá EEUU" va a cerrar el grifo y emancipar a sus "hijos parásitos". Y estos se quejan y le llaman de todo. El lobby abortista es uno de los que peor parado saldrá pues muchas clínicas de otros países cuyo negocio es el aborto, van a tener que abortar su negocio si no llegan norteamericanas a abortar cuando su administración no les pague ese gasto. Y están dispuestos a invertir dinero para evitarlo financiando campañas de todo tipo contra Trump. 

No estoy alabando a Trump, estoy exponiendo lo que está pasando. A Trump tocará ensalzarlo o criticarlo a medida que sus medidas y acciones de gobierno vayan teniendo un efecto u otro, ahora critico lo que hacen quienes se dedican mediáticamente a destrozarlo con falacias, mentiras y manipulación de los hechos. Por no hablar de los juicios de intenciones. 

No sé si Trump se hará creíble o no, lo que ya sé es quienes no son creíbles en absoluto. Para empezar, quienes dicen que Trum está cumpliendo sus amenazas. Eso es una burda manipulación, lo que está cumpliendo son sus promesas. Y han sido esas promesas las que le han llevado a la presidencia.