jueves, 30 de octubre de 2008

Más vale prevenir...

Explota un coche bomba en la Universidad de Navarra, en Pamplona.
Rubalcaba decía el día 28 en la SER que "más vale prevenir que curar" refiriéndose y celebrando las detenciones de los etarras que estaban listos para actuar. Habría que recordarle otro refrán: No vendas la piel del oso antes de matarlo. Hoy hay que curar. Curar heridos, 15, y curar los daños materiales con el cada vez más escaso dinero de todos.

Y además, habría que exigirle que efectivamente prevenga. Y hay muchas formas de prevenir; una de ellas es no tratar a los etarras detenidos como héroes de causa política alguna, sino como lo que son: hijos de puta delincuentes mafiosos. Nada de prerrogativas ni tratos de favor en las cárceles. Nade de ser considerados presos de primera. Eso no hace más que crear ídolos a quienes emular desde la descerebrada y podrida juventud abertzale.
Y nada de considerarlos interlocutores políticos con quienes negociar políticamente. Aunque se les deba mucho. Si algún partido les debe tanto como para llegar a eso, ilegalicemos a dicho partido por sus prácticas desleales y por su delito de lesa patria, independientemente de lo que sus estatutos digan. Y cerremos la puerta de una vez a los incesantes intentos de retocar los estatutos de autonomía hasta convertirlos en constituciones de reinos de taifas que desmembran España, nuestro máximo capital y bien histórico.
Los presos son presos, no intocables símbolos. Y desde luego, nada de subvenciones a sus familias. Que ya está bien.
Ahora oiremos condenar el atentado a quienes luego no hacen nada en absoluto por derrotar a ETA, e incluso descalifican a quienes piden dicha derrota. Menos condenas y más actuaciones.