sábado, 12 de septiembre de 2015

La excusa autonómica.



Cuando oigo a políticos de todo pelo que el Estado Autonómico nos ha traído progreso y que gracias a las Autonomías se han logrado mejoras para los ciudadanos, me da la risa por no llorar.

¿Acaso no ha sido por el trabajo de todos los españoles y por el empujón que supusieron los fondos de cohesión europeos? Ese progreso y esas mejoras hubieran sido, al menos, las mismas; aunque ya con perspectiva y viendo como se ha despilfarrado por el camino parte de esos fondos o como se han repartido para cosas que no eran su objetivo, los avances hubieran sido mayores.

Por no mencionar que no tendríamos que soportar el coste de mantener a una administración paralela y duplicada ni a una miríada de politicones de segunda que viven de las Autonomías, encareciéndolas hasta lo insostenible, generando desigualdades sangrantes entre regiones y convirtiendo al Estado en ingobernable.

Claro que los políticos sí que han obtenido una suculenta mejoría al aumentar sus puestos de "trabajo" a costa de los demás. no hay más que ver el número de ellos que viven de lo público. Los funcionarios son prácticamente los mismos que si la administración estuviera centralizada, excepto algunos paniaguados, y no tendrían que dejar su trabajo sino reincorporarse a una administración centralizada. el problema es político, no administrativo. Se dijo que las Autonomías sería una forma de descentralizar la administración, pero lo que ha hecho es duplicarla en casi todos los casos, y crear una monstruosa estructura política que copia estructuras de Estado, diecisiete veces nada menos.

El asunto catalán será la excusa para realizar una reforma de la Constitución, pero no será una reforma para encajar a Cataluña en España y eliminar los privilegios existentes en algunas regiones, sino para dar privilegios a Cataluña, creyendo que así calmarán a los nacionalistas y forzar a que sea Españe la que se encaje en Cataluña. El nacionalismo nunca estará satisfecho hasta que consiga su objetivo, la independencia. Es lo lógico, lo ilógico es creer que se van a conformar con migajas. No, tan sólo las tomarán como logros que les acercan a la meta final.

Hagamos realidad esa cantinela del derecho a decidir y decidamos todos de una vez si queremos seguir por esa senda o cambiar de ruta. Pongamos en la mesa la pregunta y que contesten todos los españoles, ¿queremos seguir con este Estado de las Autonomías que nos está separando o preferimos gastarnos ese dinero en mantener y mejorar el Estado de Bienestar? A ver si hay narices a consultarlo de forma vinculante. Referéndum sí, para todos.